miércoles, 22 de marzo de 2017

Torreón de Fernán González en Covarrubias

Hace ya cerca de tres años publicábamos en este blog los correspondientes artículos dedicados a la milenaria villa de Covarrubias. Nos centramos hoy en este torreón altomedieval, aprovechando la visita a su interior que pude realizar hace unos meses. Este edificio, imagen característica de la localidad, merece capítulo aparte debido a su excelente estado de conservación pese a los mil años largos transcurridos desde su construcción.
Plano de los distintos espacios del recinto

miércoles, 15 de marzo de 2017

Visitas guiadas a Lerma

Hace unos meses cumplía con una cita que había dejado pendiente desde hace tiempo: acudir a las visitas guiadas que se realizan en la localidad de Lerma. Ofrezco aquí algunas impresiones sueltas sobre esta visita. Para una descripción más estructurada sobre esta localidad podéis acudir al artículo correspondiente que publiqué hace unos años.

Fragmento recuperado del pasadizo del Duque.

La visita comienza en la oficina de Turismo, que en realidad se corresponde con uno de los conventos construidos durante el reinado en la sombra del valido del rey, el Duque de Lerma. De hecho el recorrido sirve fundamentalmente para comprobar la grandiosidad que llegó a tener la villa como fruto de la actividad de este personaje; que en tan sólo diecisiete años cambió totalmente la fisonomía de la localidad hasta términos insospechados.

Varias imágenes del interior de la colegiata
El recorrido dura aproximadamente hora y cuarto, tiempo que se hace más bien corto. Aquí apuntaré tan sólo alguno de los interesantes datos de que podremos disfrutar. La visita empieza conociendo un tramo recuperado del pasadizo que conectaba el Palacio Ducal con la colegiata, a través de diferentes edificios conventuales. Este pasadizo elevado se encontraba calefactado, e incluso adornado con algunas obras de arte que hoy figuran en importantes pinacotecas.




La mayor parte de este pasadizo se encuentra hoy integrado en viviendas y otros edificios privados. Es preciso indicar que en realidad el entramado de pasadizos llegaba a todos los conventos existentes en la villa ducal; todo para evitar que los reyes y su corte tuviesen cualquier tipo de contacto con la gente común.

Nótese la celosía para asistir discretamente a la misa. Esta era usada por la monjas. Hasta hace unas décadas se conservó una equivalente que era la que usaba el Duque.

A continuación se pasa a visitar la colegiata, otra de las grandes obras de ese periodo del barroco. Más allá de la contundente monumentalidad exterior, sorprende la riqueza interior. Las maravillosas bóvedas adornadas con estrellas, los dos grandes órganos que fueron diseñados para ser tocados simultáneamente, el recargado altar mayor… pero sobre todo la estatua en bronce del arzobispo de Sevilla, tío del duque de Lerma.


Mientras admiramos el grado de detalle de la obra, reflexionamos sobre el hecho de que para crearla se fabricó un molde externo de barro que sería rellenado con el bronce fundido.



Antes de salir, la sacristía de la colegiata nos depara una última sorpresa: una espectacular mesa cuya superficie está creada mediante la incrustación y pulido de gran número de piedras semipreciosas.

Tras salir de la colegiata, se realiza una rápida visita a la iglesia del monasterio de monjas clarisas. En el mismo se puede contemplar un cristo yacente del gran imaginero Gregorio Fernández. Gran complemento a los célebres productos de repostería de estas monjas.

A continuación se lleva a cabo una rápida incursión al actual Parador del Lerma, que sufrió muchas vicisitudes desde que dejó de ser Palacio Ducal. Se encontraba en un estado lamentable cuando fue cayó en manos de Banesto tras el fallido proyecto de creación de un hotel de lujo. Tras la tumultuosa caída de la entidad fue cedido la Diputación de Burgos por una cantidad simbólica; y con los años se creó la suntuosa obra que hoy podemos contemplar.


Termina la visita en la amplia plaza de la villa, una de las más amplias de España en su época. Aquí se celebraban buena parte de los festejos organizados en honor de los reyes. Entre los mismos figuraban los espectáculos de toros. Al contrario que en la actualidad, no se mataba al animal en la plaza, sino que se le hacía despeñar por el terraplén que se abre hacia el Arlanza. Una muestra más de la gran hipocresía de esta corte que pensaba que con ello no se veía salpicada con la indignidad de ver morir al animal.


Estas visitas son sólo una de las múltiples iniciativas turísticas que se llevan a cabo en Lerma durante todo el año. De hecho este año 2017 el programa de actos es incluso más amplio, con motivo de la celebración del cuarto centenario de la culminación del conjunto monumental. Podéis saber más sobre este programa en la página web https://lerma2017.blogspot.com.es/. Sobre la visita guiada podéis informaros en la página de la Oficina de Turismo de Lerma.



miércoles, 8 de marzo de 2017

Ruta de senderismo: Peña Ulaña por el Portillo del Infierno

Peña Ulaña es una de las elevaciones de mayor importancia dentro de la comarca de las Loras, en el noroccidente burgalés. A la sombra de su vecina Peña Amaya, “la Ulaña” destaca por su gran extensión, de unos cinco kilómetros. Esta gran longitud hace que se puedan plantear varias opciones para su ascenso. Una de ellas la mostramos en este blog hace un año, hoy describimos una ascensión complementaria que comparte con aquella menos de dos kilómetros de trazado.

Dificultad: baja. Los únicos puntos de cierta complicación son las sucesivas ascensiones y descensos.
Orientación (sin GPS con track o cartografía): Fácil en día despejado. El punto más complicado puede ser el lugar en el que efectuar el descenso final.
Belleza: Normal. Concentrada en las panorámicas.
Tiempo y distancia: 3 horas y cuarto (11,5 km)
 

 



martes, 28 de febrero de 2017

Escultura del agua: Cascada de Pedrosa de Tobalina


Hasta hace no mucho, Pedrosa de Tobalina era uno de esos numerosos rincones escondidos que tenemos en Burgos, esos tesoros muy conocidos por algunos y prácticamente desconocidos por otros que pasan a su lado sin saber lo que dejan atrás. Por entonces era el boca a boca, y el ir con amigos que antes lo descubrieron, la forma más habitual de acercarse a este bucólico lugar.

Resulta sumamente interesante acercarse con una persona que nunca ha estado en el lugar y que no tenga referencias. Aparcas el coche junto a la anodina carretera, avanzas unos metros y ahí está. El frente rocoso, la poza de agua y la cascada.







Habitualmente nos acercamos al lugar en periodo veraniego, aprovechando que el lugar invita al baño y, para los más atrevidos, al salto, con una pequeña caída de agua en la parte derecha. Hoy os traigo unas fotos de la cascada en todo su esplendor, con el agua ocupando todo el frente rocoso; cosa harto difícil dado el gran carácter karstico de la zona.

El salto fue aprovechado para la construcción de un "fábrica de luz"; cuyo edificio en principio iba a ser restaurado hace años para su utilización como Centro Cultural. Aunque la estructura ha sido puesta a punto, el proyecto como tal parece que se ha quedado a medias. Por cierto, que en realidad tanto el pueblo como la fábrica de luz pertenecen a la localidad aneja de La Orden, al otro lado del río.




Termino esta breve entrada con un pequeño vídeo.

miércoles, 22 de febrero de 2017

Ruta de senderismo: sendero de las Torcas

El amplio área conocido popularmente como Las Torcas comprende buena parte de la zona de transición entre el páramo de Masa y las llanuras burebanas. Se caracteriza por un paisaje inhóspito y de muy escaso arbolado, compuesto por multitud de elevaciones bastante afectadas por procesos erosivos. Esta situación deja a la luz diversas capas de materiales calizos, arcillosos y yesíferos, formando una estampa muy diferente a las del resto de las comarcas de la provincia.

Dificultad: Media. Aunque no hay grandes desniveles, la distancia relativamente larga y el continuo sube y baja desgastan considerablemente.
Orientación (sin GPS con cartografía o track): Regular. Hay algunos tramos bastante confusos que desaconsejan realizar esta ruta sin este equipamiento; especialmente el tramo inmediatamente siguiente al alto de San Mamés.
Belleza: Normal.
Tiempo y distancia: 5 horas y media (22 kilómetros).

 


 

miércoles, 15 de febrero de 2017

Escultura del agua: Fuente Sagrero

Fuente Sagrero es una surgencia que se ubica a tan sólo unos pasos del río Ebro. Pese a ello es poco conocida tal vez porque para llegar a la misma es necesario caminar más de dos kilómetros; bien desde las proximidades de Condado de Valdivielso; bien desde el puente que salva el embalse de Cereceda. En todo caso el sendero, que coincide con un tramo del sendero de largo recorrido GR99, es muy agradable.

 
Vista del río Ebro desde las cercanías de Fuente Sagrero. Aparece ensanchado por efecto de la presa de Cereceda.
La ubicación de la fuente viene determinada inequívocamente por un puentecito que permite salvar su cauce. Caminando unos pasos llegamos a un gran portalón que no es sino el ensanchamiento de salida de la surgencia fruto de las sucesivas crecidas de la misma.
 
La cavidad está siendo explorada de modo intermitente por el GAEM de Madrid. Hasta ahora se ha alcanzado ya una longitud de más de un kilómetro, compuesto de varios sifones y tramos aéreos. No se ha alcanzado todavía el final de la misma. Podéis ver algunas fotos en la web del grupo Espeleológico Edelweiss.
 
Para los visitantes no profesionales; normalmente la fuente aparece en forma de un pozo del que surge un pequeño manantial, pero en momentos especialmente favorables llega a ocupar buena parte del fondo del portalón de entrada. 

 
 
Y los escasos metros que separan la cueva del río Ebro se convierten en un espectáculo de sonido y furor acuático.

 
 
 
Este efecto se nota mucho mejor a través del siguiente vídeo con el que doy por cerrado este pequeño artículo.
 

miércoles, 8 de febrero de 2017

Escultura del agua: Cascada del Fuerte de Tartalés de los Montes

Cuando se vierte
precipitada
por la horadada
Peña del Fuerte,
si no lo es
 
cabelleras de espumas
 desparramadas
y blanquísimo velo
 de desposada
parece la cascada de Tartalés.
 
Bonifacio Zamora