lunes, 25 de enero de 2010

Iglesia románica de Crespos

Ya hacíamos referencia a este bonito lugar con ocasión de su inclusión en la lista de los Pueblos del Silencio. Hoy nos dedicamos a su templo románico, un buen ejemplo de arte rural no exento en absoluto de valor artístico. La planta de la pequeña iglesia ya resulta atrayente.


Tal vez la mayor peculiaridad del edificio sea la existencia de una inscripción fundacional en uno de sus sillares.



Es decir:
V K MAI PASCASI
V S PLANTAVIT ORTI
IN ERA TCLXXXI

Su traducción sería: " El 5 de las calendas de Mayo Pascasio plantó el huerto en la era de 1181" (fecha correspondiente al 27 de Abril de 1143 de nuestro calendario) Lo que atestigua que en ese año ya estaba construido el templo. Con esto estaríamos ante la iglesia románica de datación más antigua de la provincia. Esto no quiere decir que no haya iglesias románicas anteriores (San Pedro de Tejada, por ejemplo, de la que este templo recibe influencias, es probablemente bastante anterior), pero de las mismas no existen indicios directos de fechas de edificación.
Los canecillos de la cabecera son de ruda labra, decorados con animales, arpías, barril, exhibicionista masculino... etc.
 


Una sencilla portada nos conduce al interior.



En el mismo se observa la sucesión de arquillos ciegos, tan característico del románico de la zona.


Entre los motivos, se repite con frecuencia el de la mujer cuyos pechos son mordidos por una serpiente.

Sobre este templo se creo cierta polémica hace algunos años cuando el proceso restaurador quiso eliminar demasiados elementos arquitectónicos adosados, lo que condujo a un peligro de colapso y a la necesidad de una segunda restauración.
Gracias a la colaboración de los propietarios de la cercana casa rural y de los vecinos, la iglesia suele incluirse en los programas de apertura de templos en Semana Santa y Verano.

1 comentario:

José Antonio Moreno dijo...

Hola Monteacedo: La iglesia de Crespos es una maravilla del rómanico, debido a su sencillez, y ahí es donde reside su encanto.
La repetida escena sobre todo en canecillos y capiteles de la serpiente mordiendo los pechos a la mujer , creo que no te descubriré nada nuevo que en el románico se quiere representar con esta escena a la lujuria. Un saludo