viernes, 5 de marzo de 2010

Libros: el ferrocarril minero

Dedicamos el post de hoy a este libro editado por la Diputación de Burgos en 2002 referente a este antiguo proyecto, uno más de los que jugaron con la esperanza de un futuro diferente, y que al final se quedaron en agua de borrajas.
Además de la historia y anécdotas del antiguo trazado, el libro sugiere vías para su promoción turística. En este sentido ya sabemos que hace unos años que fue acondicionado como vía verde buena parte del recorrido, estando en la actualidad pendiente de una inversión de mantenimiento de la misma.

El ferrocarril se planteó como medio para el transporte de mercancías de las minas de la zona de la Demanda hacia Burgos, desde donde serían trasvasadas a otros trenes para hacerlas llegar a las ferrerías y puertos de Bilbao.

Del análisis de los expertos se concluye que el proyecto se ejecutó sin un análisis realista de la base industrial que pudiese soportar el proyecto, pues las minas carecían de la potencia necesaria y el coste del transporte (incluyendo el acuerdo para utilizar los trenes Burgos-Bilbao) lo hacían del todo inviable.

Incluso minas mejor ubicadas y con mejores vetas como las de Pancorbo y Olmos atravesaban dificultades económicas, lo que hace sospechar de una clara dimensión especulativa por parte de algunos promotores que jugaron con las ilusiones de la población y de las instituciones.

De todas formas el proyecto trajo como parte positiva el hecho de que los pueblos cercanos durante bastantes años se beneficiaron del proyecto de una u otra forma y, por supuesto, el sorprendente descubrimiento del yacimiento de Atapuerca en una de las trincheras abiertas del ferrocarril.

Por cierto, respecto a esta trinchera sorprende que se escogiese este recorrido en lugar de otro trazado aparentemente más sencillo, pero parece ser que esta opción tiene relación con la necesidad de piedra para la plataforma de ferrocarril, sirviendo por tanto la trinchera a la vez de cantera. Teniendo esto en cuenta, es probable que parte del yacimiento se perdiese para siempre como consecuencia del uso de dinamita y por la propia construcción de la trinchera.

El ferrocarril se construyó aproximadamente entre los años 1896 y 1900 y una de las grandes dudas es si llegó a funcionar en algún momento, más allá de los recorridos de las máquinas auxiliares en pruebas. El libro no llega a solventar esta duda del todo. El principal problema sobrevino por el hecho de que la compañía de Ferrocarriles del Norte, concesionaria del tramo Villafría-Bilbao, impuso unas condiciones abusivas para el uso de su máquinas, lo que llevó incluso al descabellado proyecto de construir una línea casi paralela, pero propia, entre Burgos y Bilbao, proyecto que incluso llegó a iniciarse, pero que al poco cayó por su propio peso.

A partir de aquí el proyecto en su conjunto fue atascándose cada vez más, terminando en suspensión de pagos e incluso en un juicio por estafa a parte de los principales responsables de la idea.

Algunos años después, hacia 1920, se hicieron algunos tímidos intentos de retomar el proyecto, sin resultado, y desde aquí se llegó al abandono definitivo de la línea. Después de la guerra se decretaría el desmantelamiento de vía, labor que ya habían comenzado bastante antes los lugareños. Lo que ahora nos queda son los rastros de una obra de ingeniería que recorre parajes de gran belleza, y que podemos disfrutar tranquilamente andando o en bici.

Os he hecho aquí un pequeño esbozo de contenidos, pero os remito al propio texto para profundizar en los aspectos técnicos y sociales que tuvieron relación con este antiguo ferrocarril.

4 comentarios:

Abi E. dijo...

Hola Montacedo, desconocia la existencia de este libro.

Siempre me ha llmado mucho la a tención el ferrocarril minero de la Demanda, supongo que por pasar por donde pasa y alguna que otra vez lo he recorrido andando y en bici. Lo mismo qu ehe estado fisgando los hornos que hay en Barbadillo.

Muy interesante entrada y que tratare de informarme algo mas sobre el tema.

Un abrazo
el lio de Abi

Montacedo dijo...

Hola Abi.

No he querido profundizar mucho pues siempre trato de que el post anime a la lectura del libro más que "fusilarlo".

Respecto a las ferrerías, dediqué un post a un libro sobre el tema (18 de octubre de 2009). Creo que también Elías Rubio escribió sobre algo de esto en su libro "Burgos en el Recuerdo".

Seguimos en contacto

ZáLeZ dijo...

Hola Montacedo:
Igual digo una barbaridad, pero quien no se consuela es porque no quiere. Por fortuna, como una consecuencia más que positiva fue el descubrimiento del Yacimiento Arqueológico de Homínidos más importante de ¿Europa? o quizás de más...
Saludos,

Montacedo dijo...

No hombre. Ya apunto algo similar en la entrada. Lo que pasa es que es un caso en el que evaluar los efectos positivos frente a los negativos es complicado. Tal vez globalmente sólo Atapuerca compense de por sí todo el proyecto, que desde un punto de vista industrial no debería haberse iniciado nunca.