miércoles, 27 de julio de 2011

Fuente Sanza

En este bucólico paraje, a medio camino entre las localidades de Neila y Quintanar de la Sierra, nace el río Arlanza, el más evocador de nuestros ríos. Junto a alguno de sus 135 kilómetros se han escrito parte de las páginas más conocidas de nuestro pasado más glorioso y más lejano.

Me encuentro el lugar solitario, ocupado tan sólo por las tranquilas vacas.



Así describe este lugar Fray Valentín de la Cruz en Autobiografía del Río Arlanza.

"...observa el lugar maravilloso donde nazco. Las gentes lo llaman Sanza, corrompiendo el nombre de Sancha, la infanta-abadesa de Covarrubias, en un tiempo abadesa de estos bosques. Fuente Sanza es una concha verde, reventona de luz y henchida de silencio..."

jueves, 21 de julio de 2011

Árboles singulares: El roble Matapuerco o de La Cerrada

Con la única referencia de haber leído sobre el roble "Matapuerco" en el libro Una Mirada Natural, pregunté al personal de la Casa del Parque Lagunas de Neila sobre este Roble. Tras pensarlo un poco me informaron que no podía ser otro más que el que se encuentra junto al paraje de La Cerrada (pequeño desfiladero que afronta el río Najerilla antes de entrar en La Rioja), muy cercano a la carretera y al refugio de forma cónica que recibe este mismo nombre (La Cerrada), y a docenas de metros del límite con La Rioja.



Por la luz, las fotos no son muy buenas.


Calculo un perímetro de tronco de entre seis y siete metros.


Con el infiltrado se aprecia algo mejor.


No aparece ni en la publicación de Cesar Javier Palacios ni en el catálogo de especímenes singulares de la Junta de Castilla y León.

miércoles, 20 de julio de 2011

Neila

Tal y como comentábamos en la anterior entrada, merece la pena dedicar al menos unos minutos a conocer el patrimonio de este pueblo. Aquí vemos la iglesia del barrio de San Miguel, que conserva el ábside y torre románicas. Convertida ahora en la casa del Parque de las Lagunas de Neila, puede visitarse su interior por el precio de 1 euro.


En el barrio principal de Neila se encuentra la caudalosa surgencia del río Neila, que pasados unos kilómetros se convertirá en el río Najerilla, de gran importancia en la configuración geográfica riojana. La cavidad tiene un recorrido de unos 500 metros de interés espeleológico.


Neila creció y se desarrolló alrededor del negocio de la Lana y la Trashumancia. De aquella época provienen los palacios que se conservan. Aquí tenemos La Casa de los Márquez, llamada también del Cura Merino, pues según la tradición aquí se refugiaba entre ataque y ataque a las tropas francesas.


La Casa de los Fernández de la Cuesta.


 La casa de los Márquez de Prado.


Precisamente se está poniendo en marcha un proyecto para crear el Museo de la Trashumancia en el edificio de las antiguas escuelas, aunque por lo que parece la cosa va para largo (cosas de la crisis). (Actualización de 2015: parece que el museo se inauguró en 2012)

martes, 19 de julio de 2011

Ruta de senderismo: El circo de Río Frío

Cambiamos durante unas entradas de zona para dirigirnos al extenso y poco poblado territorio perteneciente al municipio de Neila, sobre todo conocido por sus lagunas glaciares. Pero en la parte más suroriental existe un gran circo montañoso en torno al Río Frío y cuyo punto culminante es el pico Muñalba. Con sus 2074 metros es la tercera cima de la provincia, después del San Millán y El Trigaza.
 
El paisaje dominado por las desgastadas cimas, el pinar y los prados de montaña recuerda en cierta medida a los lejanos paisajes pirenaicos. Con esta ruta de gran esfuerzo acumulado podremos recorrerlo en su totalidad, si bien nos quedarán pendientes interesantes rincones para futuras excursiones.

Dificultad: Muy Alta
Orientación (sin GPS con track o cartografía): Media (empeora mucho si el día no es despejado)
Belleza: Alta
Tiempo: 7 horas (24 kilómetros)

Situación.

Desde Burgos hemos de tomar la N-232 hasta Salas de los Infantes y desde allí la carretera comarcal que lleva a Quintanar de la Sierra. Atravesamos todo el casco urbano para buscar la carretera provincial que a través del puerto del collado nos lleva a Neila. Dejamos el coche junto a la antigua iglesia de San Miguel, prácticamente el primer edificio con el que nos encontramos, hoy centro de recepción del Parque Natural de las Lagunas de Neila.

Puntos de Interés

Canal del arroyo Riajera, Prados de Cueva del Hoyo, Pico Muñalba y Tres Provincias, Vistas sobre las Lagunas Oruga y Muñalba y todo el valle glaciar. Recorrido por el valle del Río Frío, Pueblo de Neila.

Descripción de la Ruta

Bordeamos el antiguo templo observando su ábside románico y descendemos hasta el cauce del arroyo dejando a nuestra izquierda un bloque de viviendas. Al otro lado del cauce ascendemos hasta una nave ganadera junto a la que hay un cruce. Seguimos por el camino de enfrente.
 



Embocamos un valle en forma de V. En la vertiente contraria observamos el pinar que domina el paisaje. 700 metros después de la nave ganadera observamos a nuestra izquierda una canal (la del arroyo Riajera) que hemos de tomar. Para ello cruzaremos el arroyo principal aguas arriba de su confluencia con el secundario, de modo que una vez en la nueva canal dejaremos el curso de agua a nuestra izquierda.


En los primeros metros avanzamos con facilidad por el resto herboso de lo que fue un antiguo camino, pero el sendero poco a poco se va cerrando entre las escobas. Tenemos a partir de aquí un incómodo tramo en el que deberemos de avanzar casi siempre agachados para no darnos en la cara con estos arbustos. Será kilómetro y medio en el que tendremos que cruzar el cauce en varias ocasiones. Finalmente llegamos a un tramo algo más despejado en el que las paredes del valle son más verticales y se une otro torrente por la parte izquierda (la contraria a la que nos encontramos en este momento).


En este paraje llegamos a una zona en la que la ladera aparece cubierta por grandes piedras. Cruzamos al otro lado del cauce y buscamos el acceso más factible hacia los pinos que se elevan sobre nuestras cabezas.
A partir de aquí ascenderemos como buenamente podamos y sin sendero establecido por el pinar, sin perder la referencia del arroyo que discurre docenas de metros más abajo, a nuestra izquierda. Al cabo de un duro tramo el pinar parece culminar en su parte alta en una zona rocosa. Nos aproximamos decididamente a la misma y con un poco de atención localizamos un sencillo paso entre la peña.

En este punto acaba nuestra tortura y nos encontramos con el sorprendente paisaje de la gran cubeta glaciar de Cueva del Hoyo, cubierta en su mayor parte por pradera de alta montaña. A nuestras espaldas contemplaremos el cerrado valle por el que hemos ascendido y al fondo el pueblo de Neila.




Sin sendero definido pero sin pérdida posible (si el día está despejado) empezamos a bordear la gran cubeta por su lado izquierdo, sin buscar el cordal pero intentando ganar altura paulatinamente. Empezaremos cruzando un pequeño pinar al que seguirá un largo tramo despejado y un nuevo pinar. Finalmente llegamos al fondo de la gran pradera, casi a 1800 metros de altitud y tras cinco kilómetros y medio de recorrido total.



En este punto nos asomamos por primera vez hacia la caldera del Rio Frío y tributarios, pero continuamos ascendiendo esta vez sí por el cordal, aunque podemos desviarnos algo hacia la derecha si la pendiente nos resulta demasiado acusada. En la siguiente imagen una perspectiva del pueblo de Quintanar y los paisajes que lo rodean.


Llegamos a Pico Toscoso (1915 m) y al poco a Peña Triguera (1962 m), si bien podemos evitar el esfuerzo de ascender hasta el punto más alto de cada uno y ahorrar el esfuerzo del sube y baja. Estamos en el kilómetro 7.
 
Desde Peña Triguera el cordal, que hasta entonces había tenido dirección SE pasa a dirección E. A nuestros pies encontramos la laguna Oruga, prácticamente colmatada ya de sedimentos y vegetación. Continuamos andando acompañados de una valla de alambre de espino, que en principio dejamos a nuestra derecha para contemplar el valle pero que superaremos en alguna ocasión para hacer más sencillo el avance.

El tramo es relativamente sencillo, acercándonos cada vez más a los 2000 metros, salvo el ataque final al Muñalba que se hace mucho más duro de lo que parece visto desde abajo. Finalmente recuperamos el aliento en lo más alto de esta sierra: 2076 metros, marcado con vértice geodésico (10 kilómetros de recorrido total).
 


Al norte, bajo nosotros, tenemos todo el amplio circo de Río Frío, cubierto de pinos y alimentado por la laguna de Muñalba, que se sitúa a nuestros pies. A la izquierda el circo de las lagunas de Neila, de frente el cordal de la sierra de la Demanda, a la derecha, en la continuación de nuestro cordal, se observan casi al alcance de la mano los picachos de Urbión, cuna del Duero y a nuestras espaldas las empinadas laderas que conducen a los pueblos serranos: Quintanar, Duruelo…y a la meseta.



A partir de Muñalba el cordal sirve de divisoria entre Burgos y Soria. Seguimos en esa dirección descendiendo por un complicado tramo de rocas cuarcíticas y afrontamos la rampa hacia el segundo gran coloso de la jornada: el simbólico pico Tres Provincias (2056 metros) (11,5 kilómetros). En la siguiente imagen el Muñalba desde el Tres Provincias.


En efecto, justo en este punto encontramos hacia el norte un cordal que divide las tierras Burgalesas de las riojanas, cerrado por la cercana mole del Cabeza Herrera, que agradecemos no tener que subir.


Del Tres Provincias, marcado con un curioso buzón montañero, descendemos precisamente por este nuevo cordal y con rapidez hacia un collado que se sitúa a 1700 metros (collado Arobe o Canticao) (14 kilómetros). A nuestra izquierda observamos una ladera herbosa por la que comenzamos descendiendo para introducirnos de nuevo en un pinar en el que se encuentra desperdigados gran cantidad de acebos.


Aunque intentaremos seguir los senderos existentes, si los perdemos intentaremos ir siempre un tanto hacia la derecha, y siempre en descenso. Llegaremos así a un claro en el que nace un camino que deja la ladera justo a la derecha (15, 5 kilómetros).


No encontramos tan sólo a unos 300 metros del cauce del Rio Frío, con lo que podemos buscarlo directamente siguiendo alguna de las trochas existentes a nuestra izquierda o seguir el camino citado hasta que encontremos un acceso mejor. Si no nos convence ninguno tampoco hay mayor problema, pues acabaremos llegando a un nuevo camino al cabo de unos 600 metros, el cual deberemos tomar a la izquierda para retroceder hasta el cauce del río.

Escojamos cualquiera de las opciones anteriores, acabaremos llegando al punto en el que el río cruza un marcado camino por la parte superior, para lo cual la pista tiene un tramo cementado. Tomamos este camino en dirección descendente, dejando el cauce a la derecha. (16 kilómetros)
 

Muy pronto llegamos a un cruce junto a una balsa del ICONA. Tomamos el camino de la derecha, que sigue junto al río en su descenso. En el kilómetro 17,5, justo después de una curva a la izquierda, nos encontramos con el arroyo Arbejales, remontado el cual llegaríamos a la cascada del Chorlón. En todo caso nosotros lo dejaremos para otro día y seguimos el camino que cruza en este punto el río.



 
Poco después se cruza otra vez el río por un puente habilitado para los peatones (los vehículos deben atravesar el cauce) y al poco llegamos a un bifurcación. Tomaremos el camino de la izquierda para afrontar la última subida de la jornada. Afortunadamente es bastante llevadera pues se extiende a lo largo de 2 kilómetros en los cuales sólo hay que salvar un desnivel de unos 80 metros.



Vamos por lo tanto ganando altura por un paisaje cada vez más desarbolado hasta llegar al Collado de Río Frío (1330 metros), punto clave de las rutas por la zona. De frente observamos ya el pueblo de Neila hacia el cual nos dirigimos mediante un largo descenso (2 kilómetros y medio). El camino culmina en una carretera que en escasos metros nos lleva a Neila.


 
Comentarios

Ruta montañera en la que el mayor problema es encontrar un acceso adecuado a Cueva del Hoyo. La opción descrita es sin duda la más corta pero el camino se encuentra muy mal y es de esperar que con el tiempo vaya a peor. La alternativa más razonable parece ser ascender hasta el collado de Rio Frío con el coche (con cuidado parece factible para turismos) y desde ahí tomar las pistas que acceden al collado de Sobralejos y Cueva del Hoyo, además así se acorta el recorrido en su tramo final, tambien parece factible el ascenso a cerro Sobralejos por un cortafuegos.

Por lo demás la orientación es sencilla siempre que el día esté claro o dispongamos de GPS. No recomiendo realizarla en otras circunstancias. En todo caso lo mejor es dejarse asesorar por el personal de la Casa del Parque.

El acceso más típico al Muñalba se realiza desde el Puerto del Collado, entre Neila y Quintanar de la Sierra, lo que nos permite empezar a andar a 1400 metros. Tiene el problema de tener que ir y volver por el mismo camino aunque si se dispone de dos vehículos se puede empezar en un refugio accesible desde Duruelo de la Sierra y combinar la Sierra de Neila con la de Urbión.

Existen parajes interesantes dentro de la cuenca del río Frío: bosques mixtos, lagunas, cascadas del Chorrón, Las Nilsas…que se pueden visitar en una ruta alternativa a la de las cumbres. La casa del parque ha diseñado otras rutas por la zona.

No debemos dejar de visitar el pueblo de Neila, en especial el paraje donde nace el río Neila, que los riojanos llamarán Najerilla.

Track de la ruta



vídeo desde el Muñalba. Al norte el Valle y La Demanda. Al este Los Picos de Urbión. Al sur los Pueblos Serranos. Al Oeste las Lagunas de Neila.


lunes, 18 de julio de 2011

San Clemente del Valle: Homenaje al desastre y al feísmo del patrimonio

No hace demasiado que leía en el blog "Crónica Verde" acerca de la I Bienal Desartes Rurales, una aproximación desde lo cultural al feísmo que se ha adueñado de muchos rincones de nuestros pueblos en favor de la pura funcionalidad.

Y me venía esta curiosa iniciativa a la mente cuando el otro día me dió por acercarme al reducidísmo lugar de San Clemente del Valle. Su escaso caserío es todo un muestrario por descubrir y, todo sea dicho, probablemente los vecinos sean los menos culpables de la situación, intentando mantener un mínimo de estética ante el olvido de las administraciones. Y el sumum lo tenemos en la iglesia de Santa Columba. Para muestra unas pocas imágenes.

Perspectiva concentrada desde el norte. El ábside y la nave están sobrelevados de sus muros de piedra mediante un "original" entramado de adobe y vigas. Se ha reaprovechado buena parte para hacer una especie de aprisco. Torre rematada en cemento en la que puede faltar la campana ladeada.


Vista más cercana del ábside. La posible armonía se rompe en pedazos con el añadido superior.


¿Se necesita más luz?. Pues se abre una ventana.


Acceso mediante portada renacentista, muy deteriorada.


"innovador" remate con ladrillo.


Espadaña muy desgastada y a punto de caer.


Adosada a la espadaña, torre cementada en "armoniosa" combinación.

viernes, 15 de julio de 2011

Regreso a los pueblos del Silencio: Pradilla de Belorado

Entre los pueblos de Fresneda de la Sierra (Burgos) y Valgañón (La Rioja) se encuentra un puerto de montaña que permite disfrutar de bellas vistas de esta parte de la Sierra de la Demanda así como servir de punto de acceso al cordal norte de la misma.


Este alto recibe el nombre de alto de Pradilla, y ello es debido al hecho de que muy cerca de la cima se encuentran los vestigios de los que fué el pueblo de Pradilla (en sus últimos tiempos conocida por Pradilla de Belorado). Hoy apenas se vislumbran un par de casas convertidas en naves ganaderas.

Aunque bien es cierto que no pude verlo en detalle. Un vallado protegido por poco amistosos mastines (otra vez la misma historia) me estimuló poco a seguir la exploración.

A mediados del siglo XX el pueblo empezó a sentir el azote de la despoblación. La pujanza del cercano pueblo de Fresneda atraía poco a poco a los vecinos. Adicionalmente se fué fraguando una enemistad con dicho pueblo con motivo de la propiedad de unos montes comunales.

Dos hechos vinieron a acelerar el proceso de abandono del pueblo, ambos a mediados de los sesenta: el incendio de varias casas y el hundimiento de la bóveda de la humilde iglesia de San Esteban. El fin oficial del pueblo vendría en 1969, con el original acto de compra de Pradilla por parte de Fresneda, que se estableció en dos millones y medio de pesetas.

Pese al despoblamiento del lugar, la iglesia fue reconstruida. En 1991, más de veinte años después de abandonado el pueblo, se celebró una boda en el lugar, pues la novia era nacida en Pradilla.

Cada año los antiguos vecinos celebran una misa y una comida en común en su entorno, generalmente en agosto.

para saber más puedes consultar el libro "Los pueblos del Silencio" de Elías Rubio o leer esta página.
 

jueves, 14 de julio de 2011

Valmala

Valmala, dentro de la humildad de la mayoría de las localidades burgalesas, puede presumir de varias cosas. La primera un entorno natural a la sombra del Trigaza, en el que perduran valiosos hayedos.
 

Una iglesia que conserva un interesante ábside del periodo románico.







Y una arquitectura popular medianamente conservada.