viernes, 20 de diciembre de 2013

Felices Fiestas

Pues eso, que con mi deseo de que paséis el periodo navideño lo más feliz posible me despido hasta principios de año, cuando volveré con más rincones de mis queridas tierras de Burgos. En todo caso espero poder mantenerme en contacto para responder a comentarios.
 
 

miércoles, 18 de diciembre de 2013

Ruta de senderismo: Desfiladero del río Urbión

Os presento el último artículo de senderismo que publicaré este año. Se trata de otra ruta más o menos protegida de los fríos invernales, además de cortita, que realicé en verano y que he vuelto a repetir hace unos días para aprovechar las estupendas vistas hacia el pico San Millán. Os he puesto algunas fotos de esta segunda visita en la que aparecen las montañas nevadas. Por cierto, que es posible que este mismo viernes me publiquen algunas fotos en la sección ¡SAL! de Diario de Burgos.
 El humilde río Urbión burgalés (no confundir con el que nace en las sierras del mismo nombre), es el encargado de formar el precioso paisaje por el que se asciende al pico San Millán. Tan sólo unos kilómetros más adelante forma un curioso desfiladero abierto en rocas de conglomerado terciario. El paseo de hoy transcurre por este desfiladero, completando un sencillo recorrido en el que además se puede disfrutar de muy buenas vistas del sector noroccidental de la sierra de la Demanda.

 
Dificultad: Baja
Orientación (sin GPS con cartografía o track): Hay un pequeño tramo algo confuso por la parte alta, el resto es fácil.
Belleza: Normal
Tiempo y distancia: 2 horas y media (8,5 kilómetros)



 Situación y acceso

 El punto de partida de la ruta se sitúa en el pueblo de Garganchón, aldea perteneciente a Pradoluengo. Para llegar a este punto la ruta más directa consiste en tomar la N-120, dirección Logroño, hasta Ibeas de Juarros. Aquí tomamos la carretera comarcal que se dirige a Pradoluengo, pasando por Arlanzón, Villasur, Alarcia y Valmala. A la altura de Santa Cruz del Valle Urbión encontramos la estrecha pista que, hacia la izquierda, nos lleva en unos minutos hasta Garganchón.

 Puntos de interés

 Panorámicas de la sierra de la Demanda. Desfiladero del río Urbión. Bosquetes de encinas y Quejigos. Sendero y bosque de ribera.

lunes, 16 de diciembre de 2013

¿Que opinas del Turismo en la Provincia?

El pasado día 11 se presentaban los resultados del primer boletín del Observatorio del Turismo Provincial. Se puede consultar un resumen del mismo aquí. En lo referente a la provincia, que es el ámbito que más me interesa, la consulta se ha realizado a unas 400 personas, lo cual en mi opinión no es un número muy elevado como para poder sacar conclusiones evidentes. 

 En todo caso me lo he echado un vistazo y los resultados que más me llaman la atención son los siguientes:
  • El 81% de los visitantes ya había estado en la provincia. Sólo 14% de los encuestados eran extranjeros (incluyendo a lo que se encontraban haciendo el Camino de Santiago). Los visitantes de Castilla y León, Madrid y País Vasco suman el 53% de todos los visitantes nacionales.
  • La información sobre los destinos se obtiene preferentemente de amigos o familia (47%). En segundo lugar queda internet, que sorprendentemente sólo llega al 23% (aún más atrás quedan folletos, campañas en medios etc…)
  • Sólo un 23 % de los visitantes provinciales había sopesado otras alternativas de destino. Los motivos citados para la visita son fundamentalmente disfrutar del tiempo libre (47%), visitar monumentos (44%), conocer el entorno natural (41%) y conocer lugares nuevos (30%).
  •  El 50% de los visitantes de la cuidad sólo visitan la ciudad. La mayoría de los visitantes provinciales (53%) no tienen como destino los lugares más conocidos. Entre los que sí van a lugares emblemáticos destacan Silos (21%), Frías (19%) y Lerma (18%).
  •  El visitante muestra un grado de satisfacción bastante alto (4,39 sobre 5). Más del 90% recomendarían el destino e intentarán volver. Lo que más se valora es la tranquilidad y el entorno natural
  • Lo menos valorado son las actividades de ocio, diversión y culturales y la señalización. Precisamente este último aspecto es lo más repetido cuando se les pregunta sobre las mejoras.
 
A partir de esto se me ocurren las siguientes conclusiones (por supuesto totalmente subjetivas) referidas al turismo en la provincia:
  • Tenemos un colectivo de visitantes asociado fundamentalmente a redes de familiares y amigos que marcan en buena medida los destinos que se seleccionan. Hay mucha dificultad para ampliar este colectivo hacia entornos más lejanos y sin vinculación previa con la provincia. 
  • Los viajeros se llevan muy buenas sensaciones de la visita, y es precisamente este hecho el que más contribuye al aumento de turistas. Los medios de promoción resultan aparentemente mucho menos efectivos.
  • El perfil de visitante que busca fundamentalmente descanso y ocio convencional sale menos contento que el que busca realizar actividades asociadas al entorno patrimonial y natural.

Se me ha ocurrido que podía aprovechar este informe para consultar a los lectores sobre el turismo en la provincia: ¿Que es lo que mejor funciona?¿Y lo que peor? ¿Qué se puede hacer para atraer más visitantes?¿Es bueno que vengan más visitantes? ¿Cómo ven el tema las personas que no son de Burgos?…

Dejadme si queréis vuestros comentarios al final de este artículo y si hay un número decente de aportaciones hacemos un recopilatorio pasadas las navidades.
 

viernes, 13 de diciembre de 2013

El Castillo de Rojas de Bureba

La siguiente parada de nuestra ruta la efectuamos en la localidad de Rojas de Bureba, solar de la familia homónima y en donde aún encontramos los escasos pero aún imponentes restos de su castillo.
La historia del linaje de los Rojas se remonta al siglo XII y para evidenciar su peso en el medievo baste recordar que en este blog ya los hemos mencionado en relación con  los castillos de Poza de la Sal, Cavia, Muñó, Mazuelo de Muñó y Rebolledo de la Torre, entre otros lugares.





 El castillo se localiza en un cerro destacado sobre el horizonte de la Bureba, a unos 1000 metros de altitud. Se trata de una superficie cónica de laderas pronunciadas muy cercana al río Zorita.



 Además de rastros de la muralla, lo más evidente son los restos de la torre de homenaje, de forma cuadrilonga, de la cual se conserva la pared N y O de fábrica de sillarejo. En el piso principal de la torre se describen los arranques de la bóveda con arco de medio punto. A continuación se aprecian dos pisos, el último presenta dos ajímeces ornamentando un ventanal que tiene bancos de piedra a cada lado; se conservan también dos canecillos moldurados del alero del tejado.


Adosado a la torre de homenaje se conserva lo que parece fue capilla y vivienda del castillo, que presenta dos ventanales, uno lobulado y con molduras, y el otro cuadrangular con una moldura de remate.

Según la información oral recogida, no hace muchos años se derrumbó uno de los lienzos del muro sur del castillo. En realidad resulta sorprendente que se conserven estas paredes de casi 20 metros de altura sin ningún tipo de sujeción. Además, el edificio ha sido parcialmente desmantelado en época moderna para aprovechar sus piedras por parte de la población local.


Los restos materiales documentados y los restos que se conservan del castillo permiten atribuirle una cronología medieval. Al parecer, fue reconstruido hacia el año 1300 por Sancho de Rojas, sobre los restos de otra estructura anterior que podría remontarse al siglo X. Durante la edad media este castillo era el centro político y militar de gran parte de la Bureba, y, sobre todo, en los veinte pueblos que constituían la Merindad y jurisdicción de Rojas.


En la historia y leyendas de este castillo, parece ser que Enrique III, llamado el Doliente, le puso asedio porque su dueño se había revelado contra el rey y había tenido la villanía de disparar contra su persona. Siguió sañudamente el cerco hasta rendir por hambre el castillo y entonces se postró ante el rey pidiéndole perdón, pero éste no quiso concedérselo, sino que mandó decapitarle y que su cabeza se colgase de una escarpia para escarmiento de otros. Curiosamente, hace unas cuantas décadas se descubrió en el castillo un sepulcro conteniendo un esqueleto sin cabeza.


No se sabe cuando se arruinó el castillo, pero la tradición del pueblo dice que desde entonces se guarda la fiesta de San Mauricio en acción de gracias por no haber habido desgracias en el momento de su colapso. Aún hoy se celebra una queimada popular en sus faldas y se realiza el nombramiento simbólico de los señores de Rojas.

miércoles, 11 de diciembre de 2013

Iglesia de Carcedo de Bureba

Salimos de Castil de Lences dejando muy cerca su monumentalquejigo. Una vez en Lences nos dirigimos hacia el sur hasta la siguiente parada en Carcedo de Bureba.
 

Este pueblo es cabeza de un minúsculo municipio compuesto por cuatro unidades de población: Valdearnedo (deshabitado), Arconada (13 habitantes), Quintana-Urría (14 habitantes) y el propio Carcedo (23 habitantes).

 
Pero si hemos parado en Carcedo es para ver su sencilla iglesia románica dedicada a Santa Eulalia, que se erige sobre un pequeño cerro.
 

En contra de lo que suele ser habitual por la zona, este edificio ha sido levantado en sillería arenisca. La estructura románica se mantiene en términos generales, con algunas modificaciones en la espadaña y otros añadidos posteriores.
 

 
El ábside se articula en tres paños rematados por canecillos y capiteles de decoración sencilla. La decoración de su única ventana abocinada tampoco tiene elementos muy elaborados, estando además bastante maltratados los capiteles de la misma. Llama la atención no obstante la intencionada alternancia en los colores de las piedras de las dovelas, efecto que recuerda muy lejanamente al claustro de San Pedro de Cardeña.
 
 

 
En contra de lo que es habitual, la portada se practica en el lado norte. Lo más llamativo de la misma es un capitel con una delicada composición de forma acorazonada compuesto de dos aves que vuelven sus cuellos hacia atrás (sujetos por una soga), para picar una flor. Esta composición es muy similar a la que vimos en Castil de Lences.
 

 
En este mismo muro se abre también una ventana en la que destaca su tímpano decorado con labores de cestería y reticulado. Este esquema ornamental se observa en otras iglesias de la zona, como la de Abajas.

lunes, 9 de diciembre de 2013

Escultura del agua: Santuario de Manalagua

En nuestro anterior artículo hacíamos referencia a la importancia del agua para el pueblo de Castil de Lences. Así que decidimos remontar arroyo arriba atraídos por el peculiar lugar del "santuario de Manalagua".
 
 
Avanzados unos centenares de metros llegamos a la importante surgencia de la que se alimenta el pueblo.

 
Y junto al mismo un peculiar paraje por el que pudo discurrir el agua en épocas prehistóricas, y erigido en honor de este agua que da la vida al pueblo. 

 
Encontramos varias imágenes de factura moderna

 
Unas escaleras permiten acceder hacia lo más alto pero también se puede subir por una zona más complicada; siguiendo un peculiar vía- crucis.

 
En la parte superior hay una talla de la virgen. Desde aquí se tienen buenas perspectivas.

 
Los romeros de Castil peregrinan al lugar a principios de agosto, y el portador del pendón accede incluso hasta la parte superior.

miércoles, 4 de diciembre de 2013

Castil de Lences

Terminado un nuevo periplo por el norte burgalés, retrocedemos a tierras mas llanas, que tal vez sintonicen mejor con el periodo del año en el que entramos. Durante las próximas semanas visitaremos unas cuantas localidades del occidente burebano. Espero que os gusten los artículos, o al menos alguno de ellos.
 
Para empezar bajaremos por la carretera que desde la C-629 baja a través de Abajas (con su Fuentona, su moral y su iglesia) y Bárcena de Bureba, llega a Castil de Lences. Es este un pueblo pequeño pero muy cuidado donde el arroyo que baja desde el monte juega un papel predominante.
  
 
Obsérvense las preciosas manzanas que cuelgan del árbol.

lunes, 2 de diciembre de 2013

Palacio de El Ribero

Terminamos el periplo por las tierras del noreste junto a este bonito palacio de los Alvarado en la pequeña localidad de El Ribero (perteneciente ya a la Merindad de Montija). Se trata de una torre de planta rectangular construida a mediados del siglo XVI (una inscripción señala el año de 1557) . 


La presencia de cuatro estilizados cubos en las esquinas dan una mayor impresión de esbeltez y elegancia al conjunto.


También son interesantes los vanos (puertas y ventanas) de estilo renacentista, aunque desmerece un poco el desorden y el deficiente remate de los mismos.



La torre adosa una casa-palacio, que data del siglo XVIII.

Este palacio fue construido por la familia de los Alvarado, algunos de cuyos integrantes tuvieron un importante papel en la exploración de América. En concreto el artífice fue Juan Sáinz Alvarado, alcaide de Medina de Pomar. En el palacio existe una capilla destinada a panteón familiar y en las esquinas de la torre aparecen los correspondientes escudos.


El edificio ha estado en venta hasta hace unos pocos años, en que ha sido transformado en alojamiento de turismo rural.  
 
Terminamos el artículo mostrando un gran roble de cerca de cinco metros de perímetro de tronco. Se sitúa apenas a unas decenas de metros del palacio y aparece en la cartografía con el nombre de "El Roblón". No he podido encontrar más información sobre el ejemplar.
 
 

viernes, 29 de noviembre de 2013

Ruta de senderismo: El paso de los Tornos

La llegada del invierno hace más recomendable replegarse hacia rutas menos expuestas y, a ser posible, que mantengan su interés independientemente de la época del año. Un buen ejemplo es esta que traemos hoy al blog, y que vuelvo a publicar con contenidos más detallados y actualizados.

En esta ruta superaremos el corto pero espectacular y angosto desfiladero que el río Ebro se ha visto obligado a abrir para seguir su camino entre los valles de Zamanzas y Manzanedo. Unos seculares caminos tallados por momentos en roca viva le dan un toque de gran interés al trayecto.

Dificultad: Media
Orientación (sin GPS con track o cartografía): Fácil
Belleza: Alta
Tiempo y distancia: 3 horas y 11 kilómetros.



miércoles, 27 de noviembre de 2013

Iglesia de Colina de Losa

Nuestra otra parada en Traslaloma la vamos a realizar para ver la iglesia de Colina de Losa, que así a primera vista no parece gran cosa.



Sin embargo, lo primero llamativo de este templo es su advocación: Nuestra Señora de la Expectación del Parto o Nuestra Señora de la O. Hace referencia a la preparación de la Virgen para la venida de Cristo, y lo de "la O" proviene de un salmo relacionado que se cantaba en adviento ("O sapientia, O Adonai...") que con la costumbre vino a simplificar la denominación de la festividad.

En todo caso, cuando vemos la parte trasera del edificio, comprobamos su estructura original románica,  modificada eso sí.


Y lo más valioso sin duda es su portada, una de las más curiosas del románico burgalés.


La parte superior está formada por un guardapolvo y dos arquivoltas. La primera de ellas muestra cabecitas de león, manos y algunos tallos. La segunda  círculos concéntricos. 


El primer capitel muestra una bailarina desnuda, con los brazos en jarras, acompañada de una sirena-pez masculina que toca un instrumento musical. El segundo muestra leones pareados.


En la derecha tenemos en primer lugar dos peces y un batracio, mientras el otro capitel está compuesto de un fondo de hojas planas sobre el que se ubica un hombre sentado con las piernas cruzadas.
 

Pero lo más llamativo de la portada es la profusa y estética decoración de los fustes de las columnas. Los dos primeros se decoran con bandas en sentido helicoidal adornadas con pequeñas flores bastante redondeadas y escamas colocadas de modo imbricado (o bien el tronco de una palmera). 


Y en la derecha, círculos perlados tangentes unos a otros y labores de encestado muy tupido.



En el interior se conserva la estructura de la cabecera, algo modificada. De los capiteles queda uno triple en el muro norte en el que llama la atención una carátula con la boca abierta. 


Pero resulta más curioso otro capitel que ahora se utiliza como pila de agua bendita. En el mismo se muestran la matanza de los inocentes y la degollación de San Juan bautista, iconografía que hace pensar en que pueda provenir de otro edificio.


La forma de trabajar se parece un tanto a la de los templos de Bercedo, Almendres y Soto de Bureba pero supera a los mismos en cuanto a la calidad de la talla de fustes y jambas que, sin ser espectacular, sí está muy bien rematada consiguiendo con ello mucha plasticidad.

lunes, 25 de noviembre de 2013

Castrobarto

Desde Vescolides avanzamos en dirección oeste, paralelos a los Montes de la Peña, para salir del municipio de Valle de Losa y entrar en la Junta de Traslaloma. Este municipio cuenta con nueve pueblos que apenas suman 150 habitantes. Pararemos en su capital, Castrobarto (37 habitantes), buscando el todavía altivo perfil del castillo del que recibió el nombre.

El poblamiento de Castrobarto se remonta a época imperial, pues se han encontrado evidencias de una calzada que desde aquí permitía bajar hacia el valle de Mena y el Cantábrico. La calzada romana se hizo medieval y los primeros repobladores erigieron aquí una torre defensiva (Castro de Obarto), para defender este importante paso.


 La torre fue cambiando y renovándose hasta la versión que observamos actualmente, que data del siglo XV. Por aquella época fue testigo de las luchas nobiliarias que tuvieron lugar en toda la comarca, siendo los Velasco lo que finalmente se impondrían dando nombre a esta torre.



Hoy sólo nos queda una de las cuatro paredes, dando cierta impresión al acercarse de ser un decorado. Sus ruinas nos hablan de una estructura de cuatro pisos, construida fundamentalmente con “lastras” y muros rellenos de cal y canto. El clásico escudo de “veros” de los Velasco aún luce en sus paredes.



 Otro punto de interés histórico de Castrobarto lo tenemos en el atrio de su iglesia. El arco de entrada al mismo corresponde con la portada románica de un cercano pueblo ya desaparecido: Muga. Los últimos habitantes abandonaron el mismo en la época de la guerra civil, y los enseres más importantes de su iglesia se repartieron rápidamente por los pueblos de la zona para compensar los destrozos que el conflicto provocó en los mismos.




La actual tranquilidad de la Junta de Traslaloma y de Castrobarto se ha visto rota por el fantasma del fracking, pues el primer pozo en Burgos de esta agresiva técnica de exploración de gas está proyectado en las proximidades del pueblo.

viernes, 22 de noviembre de 2013

Regreso a los pueblos del silencio: Vescolides

Último "pueblo del silencio"  del noreste burgalés que aparecerá por el momento en el blog. Se encuentra muy cerca de Quincoces y de Cabañes de Oteo. Como es habitual, apenas os voy a dar unos poco datos y mostrar unas pocas fotos, remitiéndoos al libro de Elías Rubio.

El pueblo tenía unos 40 habitantes a principios del siglo XX. Acabada la guerra civil apenas quedaban trece y en 1950 se produjo su abandono. Desde hace unos años hay signos evidentes de reconstrucción, aparentemente artesanal, de algunas casas.

El pueblo se encuentra muy cerca de la parte principal de los Montes de la Peña


La mayoría de las casas son poco más que montones de escombros devorados por la vegetación.

Humildes aunque evidentes signos de recuperación, incluso con carteles con los nombre de las calles

Media espadaña de la iglesia resiste a duras penas el ataque de la maleza

La misma espadaña, con los montes de la Peña al fondo.