martes, 30 de septiembre de 2014

Pineda de la Sierra

Nos desplazamos hacia otra de las zonas montañosas de la provincia, más en concreto a la villa de Pineda de la Sierra, enclavada en plena sierra de la Demanda. Esta localidad, montañera como pocas en la provincia, se sitúa en el alto Arlanzón, bajo la sombra de los picos Mencilla y San Millán.
 
Localidad de Pineda de la Sierra a los Pies del Pico San Millán, techo provincial

A la belleza del entorno se suma la de la propia localidad, caracterizada por un homogéneo casco urbano dominado por la piedra arenisca roja. En el mismo, son frecuentes las recias casonas de los siglos XVII y XVIII, fruto de la riqueza ganadera que generaban los pastos que abundan en su extenso territorio. Las fotos que aparecen a continuación ofrecen una pequeña muestra.

lunes, 29 de septiembre de 2014

Granja la Llueza

En el término municipal de Espinosa de los Monteros existe una original explotación ganadera para la cría del pato en libertad y elaboración de productos artesanos a partir del mismo. Como uno de mis intereses es conocer y, humildemente, difundir iniciativas que tengan que ver con el desarrollo sostenible del medio rural hace ya un tiempo que realicé una pequeña visita a estas instalaciones, que muy amablemente me enseñó su propietario, Alejandro.
 
 
La granja, que se sitúa en la falda del monte, fue puesta en marcha en 2008. Los patos, distribuidos en varias naves en función de sus edades, disponen de gran espacio e incluso suelen pasar parte del tiempo en los prados que rodean a los edificios. En la propia granja se elabora una amplia gama de productos que se suministran tanto al cliente particular como a tiendas gourmet o restaurantes.
 

 

Para saber más puedes consultar su página web o visitar la granja, preferiblemente previa reserva. Incluso puedes echar un vistazo al pequeño reportaje que le dedicaron hace un tiempo (año 2012) en programa Agrosfera de TVE (minutos 28 a 32 aproximadamente).

viernes, 26 de septiembre de 2014

La Lobera del alto del Caballo

Desde el mismo casco urbano de Espinosa de los Monteros nace una pista poco conocida pero practicable que conduce a las antiguas instalaciones militares de Picón Blanco y a un parque eólico.  Los importantes desniveles de esta carretera hace que grupos ciclistas estén intentando promocionarla para su inclusión en recorridos competitivos, e incluso las entidades de la zona han señalizado los porcentajes de cada kilómetro.
 

Robledal que antecede a Picón Blanco (mediados de otoño)

Aunque el que suscribe es aficionado a estos temas, no es este el lugar para hablar de ciclismo, pero sí para mencionar la existencia de una lobera cuyo acceso se encuentra en pleno ascenso a la cumbre. Se trata de la lobera del alto del Caballo (por una cima secundaria bajo la cual se encuentra) y que fue recuperada parcialmente en 2010 gracias a la colaboración de la Fundación Naturaleza y Hombre con administraciones de la zona.

lunes, 22 de septiembre de 2014

Otros lugares de Espinosa de Los Monteros

Bajamos de las Montañas al valle para hacer una nueva parada en la histórica y artística villa de Espinosa de los Monteros. Ya nos hemos ocupado en otras ocasiones del lugar con ocasión de visitar su interesante Museo de los Monteros y para recorrer su ruta heráldica y monumental, así que hoy dedicamos este pequeño artículo para referirnos a un par de sitios que nos habían quedado en el tintero, sin que ello signifique que no vayamos a volver en el futuro.

La primera parada la efectuamos junto a la humilde ermita de San Nicolás. Lo hacemos para referirnos a un interesantísimo retablo gótico que se encuentra en su interior. Sus características en comparación con el edificio que le cobija dejan bien claro que su ubicación original era otra; tal y como se puso de manifiesto durante una visita por la Comisión Provincial de Monumentos en una ya lejana visita en 1923.
 


Investigaciones posteriores permitieron descubrir que su ubicación original era nada menos que la iglesia conventual del Monasterio de Oña. Se trataba del retablo que originalmente acogía el famoso cristo de Santa Tigridia, que pudo acabar aquí durante el periodo de desamortización (El Monasterio de Oña siempre tuvo importantes propiedades por esta zona). El retablo de la ermita está compuesto por once tablas, si bien se calcula que el original, que ocupaba el altar mayor de la iglesia de Oña, tenía más de setenta. La calidad de este bien justificó una detallada restauración y su aparición en la edición de la exposición de las Edades del Hombre que tuvo lugar en la villa Oniense en 2012. Puedes saber más sobre este retablo aquí.

La segunda parada la vamos a realizar en el Museo Etnográfico, que actualmente ocupa la planta superior del edificio del Ayuntamiento. En el mismo encontramos un pequeño muestrario de los elementos que configuraban la vida de antaño en esta demarcación de características tan marcadas. Anteriormente se ubicaba en un edificio independiente y tenía mucha mayor amplitud.


 

Encontramos también una pequeña exposición dedicada a la asociación de artesanos de Las Merindades, lo que nos puede servir de base para entrar en contacto con alguno de ellos.

viernes, 19 de septiembre de 2014

Árboles singulares: el abedul de La Sía o del Cerrillo

Ya que acabamos de describir una ruta por Espinosa de los Monteros, vamos a quedarnos por aquí para mostrar algunos lugares más. El primero hace referencia a un árbol que ya no es, pues fue talado en 2007. Me refiero al abedul de la Sía o del Cerrillo. Ya no podrá asomarse nunca más a esta preciosa vista desde el valle de la Sía, con el valle de Rioseco al fondo.
 
 
 El ejemplar, según una fuente consultada, tenía un perímetro de 5 metros y una altura de 22, estimándole una edad de unos 200 o 300 años. Una rama cayó sobre la cabaña vecina, sin causar grandes daños, pero el dueño de la finca prefirió curarse en salud y cortarlo, pese a algunas voces que trataron de disuadirlo. Sirva al menos este artículo como homenaje a los abundantes abedules jóvenes de la zona, que pugnan por recuperar el terreno perdido. 
 
En todo caso la escusa de subir hasta este perdido emplazamiento nos valió para disfrutar de unas bellas panorámicas otoñales, a las que las fotos, como casi siempre, no hacen el mérito suficiente.




 
Puestos a intentar hurgar un poco en cómo pudo ser este árbol, aquí muestro una imagen aérea actual y a continuación otra mucho más borrosa de hace unos años, momento en el que el árbol aún existía.



Pero además el árbol aparece en algunas guías de árboles singulares. Así aparecía en el libro "Árboles singulares de Castilla y León".


 

jueves, 18 de septiembre de 2014

Ruta de senderismo: valles pasiegos burgaleses

En la redacción original de este artículo se combinaba el recorrido por los valles pasiegos con el ascenso a Castro Valnera. La siguiente descripción, además de ser más actualizada y detallada y aprovechar los caminos actuales, considera por separado el ascenso final a Castro Valnera, que podéis consultar en este otro artículo.

Aunque encontramos algunos rastros en áreas cercanas, la zona de distribución del paisaje del tipo pasiego en la vertiente burgalesa se corresponde con la parte norte del municipio de Espinosa de los Monteros, más en concreto con la demarcación conocida como Cuatro ríos o Cuatros Valles Pasiegos: Lunada, Trueba, La Sía y Rioseco. En la ruta de hoy conoceremos los dos de mayor tamaño: Lunada y Trueba, además de contactar parciamente con la parte más montañera de la zona.

Dificultad: Media-Alta, por el desnivel y longitud algo elevados.
Orientación (sin GPS con track o cartografía): Fácil (sin niebla)
Belleza: Alta
Tiempo y distancia: 5 horas (18 kilómetros)



miércoles, 17 de septiembre de 2014

Monasterio de Villamayor de los Montes


Hablábamos en nuestro anterior artículo de un monasterio desaparecido sin apenas dejar rastro y retomamos nuestros escritos con este monasterio, este sí en activo y relativamente conocido. El monasterio cisterciense de Santa María la Real se ubica en el mismo casco urbano de Villamayor de los Montes, muy cerca de la localidad de Lerma y de la autovía A-1. Ello hace que sea bastante fácil acercarse hasta el lugar, aunque no sea más que por probar las ricas pastas que siguen elaborando las monjas.

El origen de este monasterio hay que vincularlo a la figura de García Fernández, personaje muy presente en la corte real entre finales del siglo XII y principios del XIII. De incierto origen, tuvo gran influencia en las cortes de Alfonso VIII y Fernando III el Santo, y fue designado como ayo o tutor del futuro Alfonso X el Sabio, parte de cuya educación se llevaría a cabo en las posesiones de García en el pueblo de Villaldemiro.

En 1223 García toma bajo su protección un monasterio preexistente de carácter familiar, dedicado a san Vicente, advocación que aún conserva. La carta original por la cual los antiguos propietarios ceden el monasterio se conserva en el archivo del monasterio. También se conserva el documento del acto de fundación como tal, en 1228, en la cual García cede la propiedad al monasterio, junto con una amplia dotación inicial, y lo deja bajo el amparo del monasterio de las Huelgas. La primera abadesa es doña Marina, profesa en el monasterio de las Huelgas y cuñada de don García, que tuvo gran influencia en todo este proceso. A la abadesa acompañaron doce monjas profesas, que constituyeron la primera comunidad de Villamayor

viernes, 12 de septiembre de 2014

Antiguos monasterios burgaleses: San Esteban de los Olmos

No lejos de Hurones, en las proximidades de Villímar y a tiro de piedra de la capital, en un escondido vallejo, se encuentra una poco conocida residencia propiedad de las Franciscanas Misioneras de María, destinada a la atención de las hermanas más ancianas después de su periplo por diversos lugares del mundo. La residencia, conocida por los lugareños como “los descalzos”, lleva el nombre de “San Esteban de los Olmos”.
 
 
Ambas son pistas que nos conducen al origen del lugar, un antiguo monasterio franciscano, cuya historia se remonta al siglo XV.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Iglesia de Hurones

Voy a ir dando salida a fotos de salidas algo antiguas, aunque no tengan una continuidad geográfica. El pequeño artículo de hoy va dedicado a la iglesia de Hurones, pueblo muy cercano a la capital, que conserva parte de su estructura románica.
 


Por ejemplo aquí vemos una serie de canecillos, parecidos a los que mostramos hace poco en Los Ausines, aunque en un estado de conservación bastante mejor.

 


No obstante lo mejor conservado es su ábside, en el que se encuentra una sencilla pero armoniosa ventana.


viernes, 5 de septiembre de 2014

Un particular recorrido por la cuenca del Úrbel (III): Quintana del Pino y Montorio

Aprovechando una reciente visita a Montorio, ampliamos y republicamos este artículo. El resto de los artículos de la serie "Un particular recorrido por la cuenca del Urbel", están publicados entre octubre y noviembre de 2010.

En las afueras del pueblo de Quintana del Pino se encuentra el humildísimo templo de San Justo y San Pastor, de origen románico.


No obstante, en sus muros exteriores aparecen incrustrados sendos frisos un tanto maltratados, pero no por ello menos interesantes. Este ha sido intrepretado por algunos como el sacrificio de Isaac.
 
 
En este otro un aminal, posiblemente un lobo, lucha con un personaje por la posesión de un carnero, lo que podría ser una alegoría del Buen Pastor.


Se da la circunstancia que en la iglesia del cercano pueblo de Montorio existen algunos frisos de similares características, tal y como vemos en las siguientes imágenes.



Esto ha hecho proponer a algunos expertos la posibilidad de que todos ellos formaran en el pasado un friso común de un desaparecido templo, usándose, tal vez, como frontal de altar.

Ya en Montorio, desde la parroquial nos dirigimos a la ermita de las Mercedes, que se encuentra en un altozano, a medio camino hacia Quintanilla Sobresierra. Camino de la misma encontramos una pequeña arboleda en donde se encuentra un monumental quejigo (5 metros de perímetro de tronco), conocido en el lugar por el significativo nombre de "La roblencina".

 
El ejemplar se encuentra en condiciones bastante malas condiciones. Unos paisanos nos informaron de que ha sufrido importantes agresiones por parte de personas incapaces de ver el valor patrimonial de estos gigantes naturales (un vecino estuvo incluso a punto de derribarlo intencionadamente con la pala de un tractor)

 
El espécimen presenta una importante oquedad en su tronco, que ha tratado de ser disimulada de forma rústica a base de cemento.


Tras un marcado ascenso llegamos a la altura de la ermita, con mayor valor cultural que arquitectónico. Un solitario pero elegante nogal se encuentra en la campa aneja al templo, así como una rústica fuente realizada a base de piedras agujereadas del páramo.
 


Al calor de la romería de la Virgen de las Mercedes, que se sigue celebrando cada año el 24 de Septiembre, el vate popular Isidro Pérez, natural de San Pedro Samuel, creó una peculiar poesía conocida como el "Prefacio de los 27 pueblos", en donde se citan con sentido irónico las peculiaridades de muchos de los pueblos del entorno. Todavía la cantan algunos mayores de toda esta comarca. Aquí van algunas estrofas:

Montorio y mil veces Montorio,
Pantaleón está a la raya
a Ruyales no le cuento,
que es tierra muy desastrada.

De allí voy a Los Tremellos
que está en medio la cañada
como es tierra tan amena
cria las grandes aliagas;
tiene una magnífica torre
que es de tanta elevación
que todos los que la han visto
la miran con detención.

De allí voy a Las Celadas
gente muy ignorante y muy fatua
creyeron que era la Virgen
la abubilla que cantaba.
Y así sigue. La versión completa la podéis ver en la página web de la asociación Amigos de Lodoso. Hay algunas modificaciones, pero hay que tener en cuenta que esta canción se ha trasmitido exclusivamente por la vía oral. De paso podéis conocer algo más sobre este dinámico pueblo, del que ya nos ocupamos en este blog.

jueves, 4 de septiembre de 2014

VII Día del Alfoz de Lara en Los Ausines

El pueblo de Los Ausines tiene la peculiaridad de estar formado por tres barrios independientes y relativamente alejados entre sí: Quintanilla, San Juan y Sopeña. Este tipo de poblamiento tan peculiar, herencia del modo de repoblación de la Edad Media, lo encontramos al menos en otros dos pueblos de Burgos: Los Valcárceres y Las Hormazas.
 
Otra característica de los Ausines es la de encontrarse en el límite del llamado Alfoz de Burgos con ese territorio somontano de tanta raigambre histórica conocido como Tierra de Lara. Y precisamente la celebración este pasado fin de semana del VII día del Alfoz de Lara fue lo que me llevó a los Ausines.
 
Mi incursión vespertina empezó con la visita guiada a la ermita de la Virgen del Castillo. Ubicada en un promontorio que domina los tres barrios, su nombre y ubicación dejan bien a las claras que su origen hay que buscarlo en un antiguo castillo que controlaba uno de los numerosos alfoces altomedievales que se crearon por nuestras tierras. Incluso en este altozano se han encontrado restos de un castro medieval de los turmogos.
 

lunes, 1 de septiembre de 2014

Ruta de senderismo: Castro Valnera y pico la Miel

Castro Valnera, con sus 1718 metros,  es el pico más alto del norte burgalés y la última cima emblemática de la Cordillera Cantábrica. Hacia el oriente, deberemos llegar en el Pirineo Navarro para poder superar su cota. Su vertiginosa cara norte, con más de mil metros de caída casi vertical, puede ser observada desde buena parte del oriente cántabro. Hoy subiremos a este pico por un trayecto relativamente sencillo, que completaremos con un regreso por otra variante algo más trabajosa, pero accesible, que incluye la opción del ascenso al Pico La Miel.

Dificultad: Alta
Orientación (sin GPS con track o cartografía): fácil (en días claros)
Belleza: Muy Alta
Tiempo y distancia: 4 horas (10 kilómetros)