jueves, 29 de octubre de 2015

Ruta de senderismo: Fuentes del río Pedroso

El río Pedroso es un cauce típicamente serrano famoso por la claridad de sus aguas y, hasta hace unos años, por la abundancia de truchas. La primera localidad que atraviesa el río es Barbadillo de Herreros, aunque su nacimiento se localiza más de 10 kilómetros al norte del pueblo, en el bucólico paraje conocido como Casa de la Sierra. Es en esta zona típicamente montañera, rodeada de algunas de las principales cumbres de la Demanda Burgalesa, donde la suma de varios riachuelos da lugar al Pedroso. La belleza del entorno bien merece que le dediquemos una ruta.

Dificultad: Alta, por la longitud y el tramo de ascenso más acusado.
Orientación (sin GPS con track o cartografía): Fácil.
Belleza: Muy alta
Tiempo y distancia: 6 horas y media (22,5 kilómetros). No se contabiliza el tiempo dedicado a la comida.


miércoles, 28 de octubre de 2015

Las escuelas Aguirre de Siones de Mena

A unos pasos de la iglesia deSiones se encuentra un edificio de cierto volumen, no especialmente llamativo, que muestra las señales de una incipiente ruina. No obstante el lugar tiene su historia: se trata de las antiguas escuelas Aguirre.
 

Deben su nombre y su existencia a Lucas Aguirre, personaje nacido en los albores del siglo XIX en la ciudad de Cuenca, pero descendiente de un oriundo de Siones. El señor Aguirre era persona emprendedora y progresista, y logró acumular un importante capital gracias al desarrollo de varios negocios, especialmente uno relacionado con la ferretería.

lunes, 26 de octubre de 2015

Iglesia románica de Siones

Mucho se ha escrito sobre esta iglesia románica, que llama la atención por la calidad y (sobre todo)originalidad de su construcción, por el bello entorno en el que se ubica y por las incógnitas que envuelven su existencia. No voy a entrar aquí a abordar en excesivo detalle ninguno de estos enfoques; pues ello sólo  a alargar el artículo y a dejar manifiesta mis limitados conocimientos.
 
Decimos que esta iglesia no llamaría tanto la atención si no estuviese ubicada en un bello rincón del bello Valle de Mena, a los pies de los Montes de la Peña, casi en la vertical del portillo de Lérdano.
 
Vista del pueblo de Siones desde el portillo de Lérdano (con zoom).Se aprecia perfectamente la ubicación de la iglesia románica.

viernes, 23 de octubre de 2015

Ruta de senderismo: Bosques de Bajauri y Obécuri

Tal vez la evolución administrativa de Treviño haga que sobre este artículo de este blog, pero mientras tanto disfrutamos de los variados paisajes de este enclave burgalés. La ruta de hoy se desarrolla en el extremo más oriental del enclave, a tan sólo un kilómetro del punto más al este de Burgos y a seis de Navarra.
 
Dificultad: Baja
Orientación (sin GPS con cartografía o track): Fácil, salvo algunos tramos del hayedo.
Belleza: Alta
Tiempo y distancia: 2 horas y 45 minutos (10 kilómetros)
 

miércoles, 21 de octubre de 2015

Rutas de senderismo para hacer en otoño

Republicamos este artículo actualizado con el listado de rutas senderistas publicadas en este blog y que son especialmente recomendables para el otoño, especialmente debido a la presencia de hayedos.
 
La franja temporal más recomendable es la que va aproximadamente del 25 de Octubre al 15 de Noviembre, aunque esto puede variar algo dependiendo de lo seco que haya sido el año. Viene algo más adelantado en las zonas situadas más al sur y/o con mayor insolación. En todo caso el listado está ordenado en ese sentido, es decir, las primeras rutas son las que previsiblemente alcancen antes el tono otoñal.
 
Pulsando sobre el nombre de cada ruta iréis a su descripción. En negrita las rutas que considero más interesantes y en cursiva las que tienen una descripción deficiente por estar hechas hace unos años. En todo caso estoy intentando repetir todas las rutas antiguas. De todas formas ya sabéis que en este enlace tenéis información sobre todas las rutas del blog.
 











 
 
 


 

 

 

 

  

 
Guarda este artículo como pdf e imprímelo cuando quieras

lunes, 19 de octubre de 2015

Torre medieval de Lezana de Mena

Son muchas las razones que hacen especial a la torre de Lezana de Mena. Lo primero, su ubicación en una zona de verdes prados protegidos por los espectaculares calizos de los Montes de la Peña, paisaje en el que la edificación encuadra como en un guante.
Otros valores que la hacen especial son su altura, cercana a los veinte metros, y su excelente estado de conservación,  factor que se debe al hecho de haber sido habitada casi interrumpidamente desde su edificación.
 
 
 
Se remontan los primeros datos de esta torre a finales del siglo XIV, fecha de la que probablemente provenga la torre medieval, edificada con buen sillarejo. Tiene escasos vanos, cuatro plantas y está rematada con almenas y garitones en las esquinas. Algo posteriores, del siglo XV, son otros elementos constructivos que no son visibles desde el exterior: Una sólida barbacana, reforzada con cubos en las esquinas y pequeñas torres en el centro de los paños y un pequeño  puente levadizo que permite el acceso.
 
La torre fue propiedad de la rama menesa de los Velasco y se ha transmitido familiarmente hasta nuestros días. Tras dejar de habitarse en la Guerra Civil, durante las últimas décadas su actual propietario ha impulsado una gran reforma exterior y, sobre todo, interior; que quedó concluida en el año 2010.
 
 
Hoy la propiedad del castillo se encuentra a la venta, siendo objeto de reportajes en distintos medios debido a su singularidad y al precio de venta (más de tres millones de euros). El último hasta la fecha de publicación de este artículo ha sido su aparición en el programa “Comando Actualidad” a principios de este mismo mes de Octubre. Además existe una página dedicada a promocionar la venta de la torre: www.castilloenventa.es. Ambas opciones nos permiten visualizar cómo son las partes interiores del castillo.

viernes, 16 de octubre de 2015

Santuario de Cantonad

Una de los mejores maneras empezar una visita al valle de Mena consiste en ascender hasta el emplazamiento del Santuario de la Virgen de Cantonad. Situado a media ladera del monte, en el inicio del valle de Mena viniendo desde el Puerto del Cabrio, nos ofrece una de las mejores panorámicas posibles sin el esfuerzo de ascender a alguno de los montes del entorno.
 
Emplazamiento del santuario, medio oculto por la vegetación.
Así, podemos identificar los principales parámetros del valle: el color verde, el fondo más bien llano salpicado de pueblecitos y cuidados prados y el cierre meridional de los montes de la Peña, con unos cantiles rocosos que llegan a superar los 200 metros en algunos puntos.
 
Vista general del valle y de los Montes de la Peña desde el santuario.
 
 
Vistos los paisajes circundantes, el edificio de la ermita resulta más bien anodino. Construcción de mampostería encalada con sillares en los puntos claves. Sucesivas modificaciones y restauraciones nos han llevado a un conjunto en el que las partes más antiguas se remontan al siglo XVI y las más modernas al XIX. La antigua imagen de la virgen fue destruida durante la guerra civil.
 
 
Pero lo que aporta más importancia a este lugar es su valor paisajístico y simbólico. Como patrona del Valle aquí convoca a sus vecinos con ocasión de la romería que tiene lugar cada 8 de mayo en las campas circundantes, abundantes en sombra de variada arboleda. Así reza su himno.
 
La Virgen de Cantonad
no es comprada ni vendida,
y sí bajada del Cielo,
y en Vivanco aparecida.
El ángel que las bajó,
la de Allende y la de aquí,
en la piedra las posó
y marcado el pie está allí”

Himno este con curiosas coincidencias con el de la Virgen del Carrascal, en Canicosa de la Sierra, y con los de otras partes de España. La advocación de la Virgen de Cantonad podría ser una de las más antiguas de la provincia. Ya figura en un documento de 1166 en la que se hace referencia a la misma como "Campus Donatus".

miércoles, 14 de octubre de 2015

Valle de Mena, la última frontera

Ha querido el devenir de este blog que la última zona que ha quedado sin revisar más o menos exhaustivamente haya sido nuestro valle más singular: el Valle de Mena. No sé si ha sido descuido o pereza, aunque ya os comento que soy de los que me gusta dejar lo mejor para el final. En todo caso, en los más recientes artículos y en los venideros trataremos de solventar esta carencia.
 


El valle de Mena forma una verde cuenca muy bien definida de más de 250 kilómetros cuadrados, delimitada por las líneas montañosas de los Montes de Ordunte y los Montes de la Peña, creando con ello el que probablemente sea el paisaje más bello de nuestra provincia.

En realidad se trata de gran diapiro de forma elipsoidal, que se puede apreciar desde varias de las cimas que lo delimitan. De hecho, una tercera cadena de montes más humilde (la cúspide son los 719 metros de Peña Lastra) recorre el valle prácticamente por su centro, señalando la parte nuclear del diapiro y separando a su vez la cuenca principal del Cadagua de la de su tributario el Ordunte.

En el fondo del valle se localizan una serie de pueblos que se ubican principalmente en las proximidades del rio Cadagua, a una altitud media inferior a los 400 metros. Esta circunstancia, así como el hecho de estar protegido tanto de los calores y fríos de la meseta como de los peores temporales norteños, proporciona al valle de Mena un clima muy suave, con una temperatura media anual superior a la mayoría de las comarcas circundantes.
 
Lo anterior, unido al hecho de que dentro del valle haya una variada orografía, nos conduce a un entorno con gran variedad de ecosistemas botánicos, con un rango de especie que en pocos kilómetros pasa de la encina al haya, pasando en el camino por alcornoques, madroños, loros, castaños, robles, acebos y tejos.
 
Y es que Mena es un lugar especial, y lo es desde antiguo. Fijémonos en que el famoso documento fundacional del Monasterio de Taranco, aquel fechado en el año 800 y en el que se menciona por primera vez la palabra “Castilla” se citan lugares situados en esa demarcación como algo ajeno. Se dice que están situados “en territorio de Castilla” porque para el copista el monasterio de Taranco (Mena) no está en Castilla. De hecho, en cierto sentido para los Meneses su valle no es ni vasco ni castellano, es Mena. Por cierto, quiero recalcar la amabilidad con que fui recibido en los lugares más dispares; incluso cuando un propietario me vio buscando un pueblo deshabitado integrado en su finca, no sólo no me dio el alto, sino que me recomendó el mejor camino para llegar.
 
Durante los próximos artículos mencionaremos algunos lugares de interés de este valle (otros han aparecido en el blog en el pasado). Pero no quiero dejar de reseñar la multitud de rincones deliciosos, con preciosas vistas, cuidados prados, pueblos encantadores, casas de sabor popular o indiano, que nos podemos encontrar en muchos emplazamientos de este valle tan especial.

martes, 13 de octubre de 2015

Ruta de senderismo: Subida al Ordunte

La alargada alineación de los montes de Ordunte, en el norte del Valle de Mena, constituye el último límite septentrional de la provincia. Con una serie de cimas que van perdiendo altitud de occidente a oriente, en su parte central se encuentra el pico que recibe el mismo nombre que la sierra, Ordunte, aunque más frecuentemente es llamado por el topónimo vasco Balgerri o Baljerri. Se constituye en una de las principales atalayas de la zona, y junto al mismo existía uno de los pasos más tradicionales entre los valles de Carranza y Mena.
 
Dificultad: Media. La principal dificultad radica en el desnivel (con algunos tramos de desnivel muy acusado) y la longitud.
Orientación (sin GPS con cartografía o track): Fácil, aunque hay que estar atentos a algunos cruces.
Belleza: Alta
Tiempo y distancia: 5 horas  y 16,5 kilómetros.



viernes, 9 de octubre de 2015

Los árboles singulares del Ordunte

El Valle de Mena, por su peculiar orografía y situación geográfica, es lugar de gran diversidad botánica. Por ejemplo, en la ladera sur de los Montes de Ordunte, cadena que separa al valle de Vizcaya, existe un valioso bosquete de loros (prunus lusitánica), un arbusto parecido al laurel muy escaso en la península, y que encuentra su refugio en los bosques de laurisilva de las Islas Canarias.
 
Queremos hoy referirnos a unos especímenes que se encuentran en las proximidades del monte Ordunte (Balgerri para los vascos). Una privilegiada atalaya que además da nombre a la alineación montañosa.
 
Empezamos por un gran acebo que se encuentra apenas a unos cientos de metros de la cumbre, aislado no sólo de otros acebos, sino también de otros árboles. Lo podemos identificar en esta imagen, frente a un pequeño rodal de hayas y bajo la sombra de la cima.

 
El acebo es una planta que suele aparecer en formato arbustivo. Ya hemos mostrado en este blog que en condiciones adecuadas puede formar pequeños arbolitos, pero nunca hemos visto ninguno como este, un auténtico árbol de unos 10 metros de alto y unos 3 de perímetro. No en vano, es el único acebo que figura en el catálogo de árboles singulares de la Junta de Castilla y león.

 
Aquí lo vemos en contraste con la vertiente sur, con los montes de la Peña al fondo.

 
¿Cómo habrá llegado a este árbol a ser de este tamaño? ¿tendrá algo que ver con su soledad?

 
Algo tiene este emplazamiento. Más o menos a la misma altitud, aproximadamente un kilómetro más hacia el este, nos encontramos con un pequeño rodal de hayas en el lugar conocido como Bospeñate (justo debajo de la pequeña cima de Ilso de las Estacas).

 
Hay aproximadamente una veintena de hayas enormes.



 
Hay una de ellas que figura dentro del mismo catálogo de árboles singulares de Castilla y León. No tengo claro a cual se refiere, pero parece ser esta de unos siete metros de perímetro de tronco, con una gran rama caída.


 
En el próximo artículo publicaré una ruta senderista que nos permitirá subir al Ordunte y conocer esto árboles.

miércoles, 7 de octubre de 2015

Iglesia románica de Bercedo de Montija

En Bercedo de Montija existe una iglesia románica dedicada a San Miguel, de finales del siglo XII que, pese a mostrar una estructura conforme al estilo, es evidente que ha sufrido bastantes transformaciones con el paso de los siglos. La más clara es la existencia de una torre que fue erigida en pleno siglo XX.
 
 

lunes, 5 de octubre de 2015

Las Mil y una tierras de Burgos

Con el artículo del pasado viernes este blog llegó a sus 1000 artículos, un punto al que no pensé que llegaría cuando comencé con él, allá por el lejano mes de enero de 2009. Ha sido un camino largo y arduo, pero también apasionante, con sus momentos de ilusión y sus momentos de duda, buscando escribir sobre todos los rincones y patrimonio de Burgos que a mi entender merecen la pena de ser conocidos.
 
 

Porque, aparte de la relativa relevancia del hecho de que un blog alcance los mil artículos con contenidos en su mayor parte originales, hay que resaltar el hecho de que existan mil lugares e historias (y muchas que con seguridad quedarán en el tintero) que merezcan la pena descubrir y contar en una sola provincia, renunciando además a hablar de la capital y de los grandes pueblos.
 
Sí, es verdad que muchos de los artículos tratan de temáticas que no interesan a mucha gente o muy localistas pero, no lo olvidemos, si nosotros, los burgaleses, no somos capaces de conocer este patrimonio no seremos capaces de apreciarlo, y si no somos capaces de apreciarlo no seremos capaces de preservarlo. Basta preguntarse, yo lo hago muchas veces, en qué condiciones estarían muchos de los lugares mostrados si estuvieran en otro lugar.
 
Algunas personas me han preguntado por qué sólo escribo de Burgos, y las razones son tres: La primera, porque es el lugar con el que me identifico. No habría sido capaz de reunir el tesón para llegar a decenas de lugares apartados para descubrir enclaves de limitado interés, si para mí no tuviesen ese interés. La segunda, porque en algún punto hay que poner el límite; y la tercera porque creo que es evidente que nuestro patrimonio es escasamente conocido y apreciado.
 
De hecho, he puesto especial interés cuando me encontraba con casos especialmente sangrantes de desconocimiento, abandono o ignorancia y con frecuencia he pasado de puntillas sobre lugares que sé que son mejor conocidos y descritos desde otras fuentes de información.
 
Y es que creo que si algún valor tiene este blog es el de integrar en un solo lugar información de diversas fuentes para que el lector pueda tener un primer conocimiento de las cosas. En mi opinión la falta de vertebración y visión global es uno de los defectos más importantes que arrastra la divulgación turística en nuestra provincia.
 
Afortunadamente, sé que hay muchos sitios (la mayoría gestionados por aficionados que no se llevan ningún beneficio por ello) que van a mejorar y completar la información de que yo proveo. Sé que en mis artículos hay muchos errores, lagunas e inexactitudes, pero desde el mismo momento en que una persona me detecta un fallo, ya conoce al menos lo mismo que yo, y podrá contar la historia a otra.
 
Este camino me ha llevado a publicar más de 4000 fotos, la inmensa mayoría originales. He tratado de ilustrar cada una de las historias con imágenes, asociar lo que cuento con algo real y palpable, pero las fotos nunca han sido el fin, sino el medio para completar la narración. En general me he limitado a incluir exclusivamente las que creía necesarias para ello. De hecho, las últimas decenas de las rutas de senderismo publicadas no incluyen fotos, sino vídeos descriptivos. Estos vídeos son la mayor parte de los 83 vídeos propios a los que he enlazado desde el blog.
 
Las 129 rutas de senderismo que aparecen en el blog cubren un total de 1854 kilómetros (la distancia equivalente  ir cien veces de Espinosa de los Monteros a Aranda de Duero). No he incluido en esta suma los kilómetros andados hasta algunos de los lugares mostrados en el blog, en algunas ocasiones situados a varios kilómetros del lugar en donde dejé el coche. Por cierto, tampoco he contabilizado los kilómetros realizados con el coche, que han sido unos cuantos.
 
En los artículos he mostrado centenares de lugares. Entre ellos he escrito sobre más de 350 pueblos, muchos de ellos afectados por la despoblación y algunos deshabitados o abandonados. También se trata de gran cantidad de castillos, palacios, iglesias, ermitas, monasterios, restos arqueológicos, cascadas, manantiales y árboles, entre muchas otras cosas.
 
Y, a partir de ahora ¿Qué? Bueno, pues de momento dispongo de contenidos para “aguantar” algunos meses más. Tengo en el tintero unos cuantos lugares que quiero visitar y tal vez surjan otros más en el camino; y luego… bueno, luego será cuestión de plantearse qué hacer. Hay muchos artículos, sobre todo de los primeros años, que me gustaría mejorar y actualizar, visitando de nuevo esos lugares.
 
También he pensado podría dar más protagonismo a describir de primera mano eventos, actividades e iniciativas rurales relacionadas con la temática del blog (venciendo mi natural dificultad para interaccionar con la gente), igualmente me ronda la cabeza explorar las posibilidades de describir estos lugares por vídeo…y también está la opción, por qué negarlo, de poner punto y final al devenir de este blog. En fin, que habrá un momento en que meditarlo.
 
Hace unas pocas semanas el blog alcanzaba la cifra, para mí más que razonable, del millón de visitas. Pero quiero daros gracias especialmente a todos los que habéis interaccionado conmigo estos años de una manera u otra (y que habéis tenido el mérito adicional de haberos leído toda esta chapa). Cada uno de los mensajes de reconocimiento han sido leídos con ilusión, pese a que muchos de ellos han servido para darme cuenta que hay bastante gente que sabe más que yo de la provincia. Siempre se echan en falta más comentarios, pero ya sabemos que no se puede mantener un blog de este tipo con la única motivación de recibir halagos y parabienes.
 
Y nada más, en unos días vamos a por el artículo 1002… y siguientes.

viernes, 2 de octubre de 2015

La lobera de Castrobarto

Se había quedado pendiente de nuestra descripción del recorrido del sendero GR-85 el mostraros imágenes de esta lobera, a la que se accede desde el secular puerto de la Magdalena; bien desde Castrobarto, bien desde el Valle de Mena.
 
 
 
 
Imágenes del entorno del camino de acceso. Junto a estas líneas, obsérvese el tronco de acebo perfectamente formado.
Desde el punto citado nos espera algo más de un kilómetro de avance. Recorrido por un bucólico bosque de hayas y acebos, algunos de estos de considerable tamaño. La lobera se encuentra en una umbría y preciosa vaguada; emplazamiento perfectamente escogido para acorralar a las presas y que aprovecha su situación cercana a los cortados de los montes de la Peña.
 
En esta imagen se observa en primer plano una de las paredes y el fondo la otra, con una suave vaguada entre ambas
 

La pared en descenso hacia el foso
La estructura se conserva en regular estado, pese a no haber sido restaurada. Las paredes miden en torno a 400 y 300 metros respectivamente. Ya hemos hablado en otras ocasiones del modo en que funcionaban estas estructuras, cuyo mayor valor estribaba en el conocimiento del terreno y en los movimientos de los lobos.
 

Dos imágenes del foso desde ambos puntos de vista.
 
Esquema del funcionamiento. Obsérvese como los cortados de la sierra (a la derecha) favorecen la eficiencia de la construcción.