martes, 30 de agosto de 2016

XVII ruta carreteril: En apoyo a la reconstrucción de la Nao San Juan

Como cada año, la Cabaña Real de Carreteros organiza una nueva edición de las rutas carreteriles, para dar a conocer diversos aspectos de las que fueron sus importantes responsabilidades en el pasado. Este año, coincidiendo con la Capitalidad Cultural Europea en la ciudad de San Sebastián, se ha colaborado en el ambicioso proyecto de reconstrucción de una nao ballenera con las técnicas tradicionales, incluyendo para ello la utilización de la pez elaborada con los pinos serranos.

Imágenes de la ruta carreteril de 2014, a su paso por la localidad de Valhermosa de Valdivielso
Comprende esta participación de varias tareas. En primer lugar la reconstrucción, puesta a punto y elaboración de pez en un horno tradicional en las cercanías de Quintanar de la Sierra; actividades que tuvieron lugar en el pasado mes de abril.

Horno Mataca de elaboración de pez, recientemente restaurado. El horno propiamente dicho consiste en una especie de pozo situado en un nivel superior. Una vez generada la pez se hace pasar a este nivel inferior por un pequeño canal, previamente a su recogida. La imagen está tomada hoy mismo, 30 de agosto.

A continuación, entre finales de dicho mes y principios de mayo tuvo lugar la primera parte de la ruta; distribuida en varias etapas entre Quintanar y Burgos, y culminada con una jornada serrana y marinera a orillas mismas del Arlanzón el día 2 de mayo. En paralelo, se pudo disfrutar durante varios meses de una exposición explicativa del proyecto en el museo de la Evolución Humana.

Imagen de la Exposición en el MEH

Y a partir de mañana se pone en marcha la segunda y más ambiciosa parte de la ruta: el traslado de la pez desde Burgos a Pasajes (en donde se está construyendo la nao) con la carretas tiradas por las preciosas y robustas vacas serranas. En su tramo burgalés la ruta va a seguir paralela al camino real entre Burgos y Vitoria. Más en concreto las etapas serán:
Dia 31: Burgos - La Ventilla
Dia 1: La Ventilla - Atapuerca
Dia 2: Atapuerca - Santa Olalla de Bureba
Dia 3: Santa Olalla de Bureba - Cameno
Dia 4: Cameno - Pancorbo
Dia 5: Pancorbo - Miranda de Ebro
Dia 6: Miranda de Ebro - La Puebla de Arganzón.
Como en anteriores ediciones, todos los interesados están invitados a participar de la ruta, bien de un tramo, de una etapa o de varias.
Más información:

jueves, 4 de agosto de 2016

Árboles singulares: el enebro de Baños de Valdearados

Hace aproximadamente un año, dedicábamos un artículo a la expoliada, y aún así excepcional, villa romana de Baños de Valdearados. Hoy juntamos unas letras para difundir la existencia de un curioso arbolito que se encuentra EN la ermita del Cristo de la misma localidad. Y resaltamos lo de "en", porque hunde sus raíces en el propio tejado de la iglesia.


 
 
Este sencillo ejemplar, apenas un matojo, que ha crecido espontáneamente, es sin embargo el árbol más famoso y querido del pueblo. A nadie se le ocurriría arrancarlo pese a que se han hecho sucesivos retejos. Incluso tiene su propio refrán:

“el santo Cristo el Consuelo,
ha hecho un milagro,
que ha nacido un enebro
en su tejado. "


Según los vecinos, ni crece ni se seca, está siempre igual.
En verano se pone un poco amarillo pero luego reverdece. Los vecinos más mayores simple lo han visto así, remontándose su historia al menos al siglo de existencia. Algunos dicen que como la ermita antes tenía las vigas de enebro habría nacido de una de ellas. 

La ermita es la antigua parroquial, del siglo XV, pero al crecer la población se construyó en la parte baja una en estilo barroco, siglos más tarde. Desde entonces es una simple ermita que acoge las imágenes del Cristo del Consuelo y de la Virgen del Castillo. El cristo del Consuelo es una imagen muy querida para los vecinos, encomendándose a su protección tanto ante la sequía como ante las tormentas.


Respecto a las mismas existía una curiosa tradición de bendecir unas piedras que luego los vecinos guardaban en sus casas. Dichas piedras en su momento eran arrojadas contra las nubes para alejar o deshacer las tormentas. Durante el rito también se procedía al tradicional tocado de campanas al tentenublo.

martes, 2 de agosto de 2016

El Moral de la Sequera de Haza

A tiro de piedra de Hontangas se encuentra la localidad de la Sequera de Haza. Paramos aquí para ver su centenario moral, si bien desde hace tiempo no tiene un aspecto muy impresionante. Parece más bien un cocodrilo arrastrándose por el suelo.

 
Según los indicios existentes, el moral pudiera tener más de 300 años. El peso de sus ramas lo fue bajando poco a poco hasta tirarlo en el suelo. Además, hasta hace unas décadas era mucho más grande, pero un año hubo que cortarle las ramas porque al pasar los carros con la mies ocupaba toda la calle y no era posible pasar.

Según datos adicionales recogidos por Cesar-Javier Palacios, en su libro "Árboles singulares de la provincia de Burgos", en el pasado la recolección de sus abundantes moras estaba regulada. El gran moral tenía clavado en su tronco con la inscricpión “Vedado de Moras”. La tabla la ponía un herrero y el texto lo escribía el secretario del Ayuntamiento.
 
No es que no se pudiesen probar la moras, sino que lo que se trataba de lograr era un reparto igualitario. El 25 de julio se reunía a todos los chicos en la escuela; y  a cada uno se le daba un bote o dos del suculento fruto. Se trataba de un importante aporte de vitamina en tiempos mucho más complejos que los actuales. Ahora hay moras de sobra para los pocos que se interesan por ellas, y los tordos dan cuenta del resto. Palacios denomina al moral como, "Moral de las Tormentas". Parece que tiene ese nombre porque con cierta frecuencia las tormentas de verano arramplaban con todo pero el moral resistía.

A escasos metros del moral "de las Tormentas" hay otro ejemplar, aunque este es de otra especie; un moral blanco muy sensible a las heladas (de hecho lo vemos con un aspecto más bien pocho). Cuando Palacios recorrió el lugar en la búsqueda de información encontró a un vecino que aún recordaba el momento en el que este ejemplar fue plantado por el secretario; hace unos 100 años.