miércoles, 8 de marzo de 2017

Ruta de senderismo: Peña Ulaña por el Portillo del Infierno

Peña Ulaña es una de las elevaciones de mayor importancia dentro de la comarca de las Loras, en el noroccidente burgalés. A la sombra de su vecina Peña Amaya, “la Ulaña” destaca por su gran extensión, de unos cinco kilómetros. Esta gran longitud hace que se puedan plantear varias opciones para su ascenso. Una de ellas la mostramos en este blog hace un año, hoy describimos una ascensión complementaria que comparte con aquella menos de dos kilómetros de trazado.

Dificultad: baja. Los únicos puntos de cierta complicación son las sucesivas ascensiones y descensos.
Orientación (sin GPS con track o cartografía): Fácil en día despejado. El punto más complicado puede ser el lugar en el que efectuar el descenso final.
Belleza: Normal. Concentrada en las panorámicas.
Tiempo y distancia: 3 horas y cuarto (11,5 km)
 

 



Situación


Saldremos de Burgos por la Autovía de León hasta la localidad de Villanueva de Argaño y desde allí continuamos hacia Villadiego. Desde aquí tomamos la BU-621 en dirección a Humada. Pasados unos 13 kilómetros, a la sombra de la Peña Ulaña, buscamos el desvío hacia Ordejón de Arriba. Aparcamos calle arriba de la iglesia, un tanto hacia la parte derecha del pueblo.

Puntos de interés


Vistas de Peña Ulaña. Portillo del Infierno. Dorsales rocosas. Vistas desde la parte alta. Descenso final.

Descripción

El pueblo de Ordejón de Arriba aparece dominado por las naves ganaderas y agrícolas, en una estampa quizá no demasiado estética pero que afortunadamente refleja cierta vitalidad en el lugar. Buscamos una clara pista que nace desde la parte derecha del pueblo, paralela a la línea rocosa que se encuentra por encima de nuestras cabezas. 

Avanzamos con facilidad en suave ascenso, con el monte a nuestra izquierda y las tierras de labor a la derecha. Pasado algo más de un kilómetro, al poco de entrar en una zona de bosquetes de quejigos, encontramos un claro camino secundario que nace en el lado izquierdo. Nos decidimos por el mismo aunque podríamos girar a la izquierda algo más adelante.

El nuevo camino está en condiciones algo peores y su entorno es algo más boscoso. Tras ignorar alguna derivación nos fijamos en una discontinuidad en la línea rocosa; un entrante a modo de vallejo. Al poco llegamos a un cruce en el que optamos por girar hacia la izquierda, camino de dicha zona. Enseguida el camino más marcado gira algo hacia la derecha, pero nosotros seguimos por una vía más maltratada que se dirige claramente hacia el monte.

Hemos entrado en el antiguo camino carretero que comunicaba las praderas del Tozo con Villadiego, recorrido hasta hace unas cuantas décadas por los comerciantes que acudían a la feria de dicha localidad, su punto culminante, por el que pasaremos en breve, era un lugar conocido por el peculiar nombre de Portillo del Infierno

Ascendemos de forma clara pero llevadera. Pronto dejamos atrás los cultivos y nos vamos acercando a las rocas mientras el vallejo se estrecha. Si demasiadas dificultades alcanzamos una zona despejada. El camino como tal asciende un poco más, pero nosotros optamos por abandonarlo tomando como referencia un vallado ganadero y dejándolo a nuestra derecha.

Tras unos metros un tanto confusos aparece ante nosotros el marcado “espinazo” de una dorsal rocosa, primero en fuerte descenso y luego en claro ascenso. Al fondo las torres de comunicación que delimitan la cima de Peña Ulaña. Empezamos a descender con cuidado paralelos a la dorsal por una zona mitad sendero, mitad torrentera. Hemos de superar el vallado, lo que no implica demasiada dificultad, pero sí que resulta delicado el final del descenso pues encontramos el hilo de agua helado con el consiguiente riesgo de resbalones.

Por fin llegamos a la parte baja, por la que pasa un camino. Hacia la derecha vemos la continuación del sendero hacia el cercano pueblo de Fuencaliente de Puerta. Nosotros superamos el vallado por una portilla pero no seguimos el camino; sino que ascendemos por el pinar muy cerca de la dorsal. El ascenso es claro pero no demasiado costoso, pese a no haber sendero definido.

Si perder nunca de referencia la dorsal rocosa llegamos a un punto donde termina la misma, muy cerca de las antenas pero separados de las mismas por un infranqueable muro rocoso. Hemos de buscar nuevamente el mejor paso por la valla de espino (por última vez) lo cual no resulta muy complicado. Al otro lado el paisaje se abre hacia la zona de Valdelucio con el fondo nevado de algunas cimas de la Cordillera Cantábrica.

Continuamos sin perder apenas altitud, siguiendo las sendas que forma el ganado entre el brezo. A nuestra derecha aparecen los paredones de la parte alta de Peña Ulaña. Algunas grietas parecen practicables pero decidimos no arriesgar pues tampoco vamos a dar tanto rodeo. De frente intuimos la pista que sirve para el acceso de vehículos a las antenas; punto hacia el que nos dirigimos.

Ya relativamente cerca de este punto descendemos claramente durante unos centenares de metros hasta alcanzar la pista justo en el punto en el que traza una marcada curva. Ascendemos por la maltratada carretera y sin mucho esfuerzo alcanzamos la parte alta de la altiplanicie. Podemos ahorrarnos unos centenares de metros si, al intuir el fin del ascenso, salimos de la pista por la parte izquierda y volvemos a retomarla al final de una amplia curva en la misma.

Al fondo aparecen ya las antenas, aunque nos quedan cerca de dos kilómetros hasta las mismas. A medida que vamos ascendiendo podemos darnos la vuelta para comprobar la alargada forma de peña Ulaña, una especie de gigantesco “gusano” con partes anchas y estrechas y que, como los navíos antiguos, presenta sus partes más altas en los extremos. Finalmente llegamos a la altura de las antenas. El vértice geodésico se encuentra al otro lado de las mismas. Los paisajes son muy amplios aunque la bruma difumina algo los más lejanos: cumbres de la cordillera Cantábrica, Sierra de la Demanda, llanuras de Tierra de Campos…

Para continuar buscamos el otro lado de la Peña, dejando la caída a nuestra izquierda pero sin andar por el borde. Así evitamos molestar a las aves rapaces y además el avance resulta más cómodo. Buscamos de nuevo las mejores trochas en la irregular superficie hasta que, a unos dos kilómetros de las antenas (que van quedando a nuestra espalda), localizamos los montoncitos de piedras que orientan hacia el punto en el que hemos de iniciar el descenso. Como dato orientativo estamos en una pequeña sub-cima dentro de la penillanura.

Siguiendo los montoncitos alcanzamos ahora sí los bordes de los cortados. Tenemos ahora una impresionante vista: a la derecha, el alargado perfil de los cortados de la peña. En la parte baja, el aislado “fortín” de Peña Castillo y, al fondo, la inconfundible silueta en forma de tarta de Peña Amaya. Para continuar buscamos un fácil paso entre las rocas, girando hacia la izquierda, y alcanzamos un punto en el que una curiosa oquedad rocosa forma un bonito marco para el caserío de Ordejón de Arriba. No cruzamos el arco, sino que buscamos una pequeña vaguada hacia su izquierda. 

Pronto la vaguada se convierte en una marcada canal que nos permite descender al nivel intermedio de “el cinto”. Superada la canal localizamos, algo por debajo, un camino que se dirige al pueblo. Bajamos hasta el mismo con cuidado de no resbalar entre la piedra suelta. El camino nos permite bajar por la segunda línea rocosa, siempre con vistas a peña Castillo. Desde esta zona podemos ver las curiosas “caras” que parecen talladas en esta mole rocosa. Aunque el sendero tiende a difuminarse, localizamos bastante cerca un depósito de agua. Desde aquí un camino nos enlaza con el pueblo en unos instantes dado por finalizado el recorrido de hoy. 

Comentarios

Recorrido más bien sencillo ya que las zonas de desnivel son llevaderas. El mayor interés radica en las panorámicas (por ello es clave importante seleccionar un día despejado). Teniendo en cuenta que hay zonas en las que no hay sendero definido, la orientación será más fácil para aquellas personas acostumbradas a desenvolverse por el monte; aunque creo que en general no resulta compleja.

Guarda este artículo como pdf e imprímelo cuando quieras

Track del recorrido (pulsa en el círculo verde para más información)


Powered by Wikiloc

Vídeo con imágenes del recorrido