miércoles, 31 de mayo de 2017

Tobes y Rahedo

En las cercanías de Rioseras nace un ramal que nos conduce a la localidad de Tobes y Rahedo. Próximos a este lugar, justo antes de afrontar el descenso al mismo, nos encontramos con un paisaje casi desértico, de fantasiosa apariencia y variadas tonalidades, modelado por la erosión en los blandos materiales terciarios y cuaternarios.
En el valle de las Navas se suceden los conglomerados calcáreos, las arcillas rojas, las areniscas amarillentas y las margas blancas y grises; que modeladas por una activa erosión de los arroyos que forman la cabecera del rio Homino y teniendo en cuenta la distinta dureza de los materiales, han creado este original paisaje de cerros testigos, cárcavas, barrancos y terrazas. Una aproximación a este espacio podemos obtenerla realizando esta ruta de senderismo ya publicada en el blog.


Llegados ya a Tobes destaca especialmente la iglesia románica de San Miguel. Original por su construcción claramente arcaizante, con rastros prerománicos. Al exterior llama la atención el airoso alzado de su muro septentrional (posible por la ligereza de la piedra de toba utilizada) articulado con tres enormes arcos ciegos que protegen una sencilla y abocinada portada de una sola arquivolta.




El edificio está no obstante muy alterado respecto a su configuración primitiva. No queda nada del ábside ni de la portada sur originales. En la misma pudo existir una galería porticada. Parte de la torre sí que corresponde al periodo románico.

Curioso tallado de los sillares en la portada sur
También es muy significativo el diseño interior de los muros de la nave, que en sus dos primeros tramos aparecen reforzados por cuatro arcadas ciegas superpuestas. Por encima se levanta la bóveda de medio cañón. Los expertos parecen ver dos periodos constructivos.

Los capiteles, tanto en el interior como en exterior, son muy toscos. Abundan los de hojas de acanto con cabezas en cada una de las caras. En muchas ocasiones el tallado apenas se encuentra rebajado respecto al sillar original. Se salen un poco de esta tónica los que aparecen en el tejaroz de la portada norte.





Extraña simbología en uno de los capiteles interiores.
Las fechas manejadas por los expertos parecen concordar con los primeros registros documentales relacionados con este lugar.  De acuerdo con un documento de 1088 se data en este pueblo la fundación de un monasterio familiar de San Miguel de Tobes, sometido a la jurisdicción y patronato del Obispo D. Gómez. Tres hermanos Bellite, Gonzalo y Trigida, se consagran al servicio de dicha iglesia.

En el atrio de la iglesia de Tobes se encuentran algunos interesantes restos. Entre ellos dos campanas recuperadas de la iglesia de Rahedo a mediados del pasado siglo. Rahedo fue un antiguo barrio de Tobes y estaba situado aproximadamente a un kilómetro. El pueblo como tal aún estaba habitado mediado el siglo XIX. Hoy apenas pueden detectarse los basamentos de su iglesia, dedicada a San Andrés, cuyas piedras se emplearon para la construcción de las escuelas de Tobes.

Aspecto de las ruinas de la iglesia de Rahedo en el año 2009
Tobes es una localidad relativamente dinámica cuya actividad se centra en torno a las fiestas de San Miguel, destacando un homenaje anual a las víctimas del terrorismo.

Para terminar, indicaremos que en las proximidades del pueblo existe un curioso y relativamente robusto ejemplar de Serbal común, un árbol que resulta poco probable en este territorio tan árido. Tiene unos 2 metros y medio de perímetro de tronco y unos 10 metros de altura.




3 comentarios:

Abi E. dijo...

Hola Montacedo, desde luego la iglesia es una delicia del románico.

Un abrazo
el lio de Abi

Angel bur dijo...

Creo que la foto en que comentas son las ruinas de la iglesia de Tobes (año 2009) son realmente las del antiguo despoblado de Rahedo. Un saludo.

Montacedo dijo...

Es verdad. Ha sido un lapsus. Un saludo