miércoles, 18 de abril de 2018

Ruta de senderismo: canales de Dulla

Los canales de Dulla son un escondido y singular espacio geográfico provincial compuesto de varios profundos cañones de material cárstico por los que circulan corrientes de agua de carácter intermitente, excavados en la cara sur de la antigua meseta de Dulla. En esta ruta nos haremos una completa idea de este interesantísimo paisaje. El recorrido es asequible, incluso fácil en su mayoría. Sin embargo hay un punto conflictivo que describiré más adelante, para que los posibles interesados actúen en consecuencia.


Dificultad: Media, sobre todo debida a la distancia.
Orientación (sin GPS con cartografía o track): fácil
Belleza: Alta
Tiempo y distancia: 22 kilómetros y 6 horas.



miércoles, 11 de abril de 2018

Personajes ilustres del noroeste burgalés (II): León de Argüeso y su colegio en Arija

A apenas unas decenas de metros de la antigua casa arzobispal, hoy Ayuntamiento de Arija, encontramos los tristes restos del que fuera colegio financiado por el “jándalo” León de Argueso. Si no fuera por la robustez de sus paredes, probablemente ya habría colapsado. Recibieron el apelativo de “jándalos” los emigrantes del norte de España, especialmente los cántabros, que viajaban en busca de prosperidad a Andalucía, y retornaban con mayor o menor grado de fortuna a su tierra trayendo consigo algunas costumbres del sur, incluyendo en ocasiones el acento.

Aspecto actual de la escuela de León de Argüeso

miércoles, 4 de abril de 2018

Personajes ilustres del noroeste burgalés (I): Los hermanos obispos de Arija


Plaza y monolito dedicados a los hermanos Obispos
En los próximos artículos, intercalados con otros temas, vamos a conocer los rastros que algunas familias ilustres que habitaron los municipios del extremo noroccidental burgalés han dejado en la historia y en el paisaje. El viaje lo haremos fundamentalmente de la mano del libro “El Alfoz de Santa Gadea”, publicado en 2010 por José Ramón Fernández Arenas.


Actual consistorio

miércoles, 28 de marzo de 2018

Mahamud

Mahamud; a tiro de piedra de Santa María del Campo, y un poco ensombrecido por la magnificencia de dicho lugar, tiene sin embargo algunas historias interesantes que contarnos. El nombre de Mahamud parece provenir del de un mozárabe que repobló la localidad allá por el siglo IX o X.


Mahamud conserva dos de sus antiguas puertas de acceso. En las mismas, lo mismo que en el caso de Santa María del Campo, observamos picados los restos del escudo del Duque de Lerma. Según la tradición, la razón estriba en que el dominio de dicho noble fue tan férreo que, una vez caído en desgracia, lo primero que hicieron sus habitantes fue deshacerse de mayor símbolo de su poder.


miércoles, 21 de marzo de 2018

Pesquera de Ebro, el pueblo de los escudos

Afortunadamente Pesquera de Ebro no es uno de tantos pueblos olvidados de nuestra geografía. Su conjunto urbano bien conservado y sobre todo su estratégica ubicación para los visitantes al espectacular cañón del río Ebro lo hace lugar de visita relativamente habitual.


Es muy probable que Pesquera deba la razón de su desarrollo a su ubicación a la vera de un estratégico puente medieval sobre el Ebro que aún se conserva.


Pero Pesquera bien podría denominarse como "el pueblo de los escudos", hasta 20 se pueden contabilizar en su reducido caserío. Pertenecen a palacios y casonas de los siglos XVI al XVIII en las que también se aprecian muy buena piedra de sillería con su puertas en arco de medio punto y sus trabajadas ventanas.









Y entre todos llama la atención este por su original lema:

iesus maria. Esta es casa de placer y la gente de alegria. Abe Maria. Año 1712


¿Un prostíbulo? Tal vez. Aunque quizás es más probable que se tratase más bien de una posada para el descanso. La iglesia no nos llama mucho la atención, aunque sí los restos del olmo (otra vez un olmo), que crecía a su vera.



Y el crucero que se levanta junto al olmo, uno de los mejor conservados de la provincia.


A poco más de un kilómetro se levanta el relativamente famoso mirador del Cañón. Es el punto con mejores panorámicas para aquellos que no quieren o no pueden andar mucho.





miércoles, 14 de marzo de 2018

Ruta de senderismo: El Cañón del Ebro

Sin duda esta es la ruta más frecuentemente realizada de todas las de la provincia. El inigualable paisaje del cañón del Ebro puede contemplarse desde su parte alta y baja. Además podemos recorrer tres interesantes núcleos: Valdelateja, Pesquera y Cortiguera. La mayor parte del recorrido transita por senderos tradicionales en una ruta recomendable para principios de primavera

Dificultad: Media
Orientación (sin GPS con track o cartografía): fácil
Belleza: Alta
Tiempo: 5 horas (18 Kilómetros). No se incluye la ascensión a la ermita de Siero, que implicaría 1,5 km /40 minutos adicionales. 
















miércoles, 7 de marzo de 2018

Árboles singulares: el almendro de Cubo de Bureba

Hacía ya años que llevaba dándole vueltas a la búsqueda de este ejemplar, del cual había encontrado alguna referencia suelta en publicaciones sobre árboles singulares pero poca información actual; y menos respecto a su ubicación. Me temía yo que, como en alguna otra ocasión, se tratase de un ejemplar de reciente desaparición.

El almendro destaca entre las tierras de cereal.
Pero una vez manos a la obra, con un poco de trabajo personal y otro poco en colaboración con mi amigo Miguel Zalez, pudimos dar con este soberbio ejemplar. La verdad es que si se sabe la zona y lo que se está buscando, no es difícil de encontrar pues destaca sobremanera en medio de unas de las llanuras de la cuenca burebana.


jueves, 1 de marzo de 2018

La fiesta de Las Marzas en la provincia de Bugos.

Desconocida por muchos, pocas fiestas hay sin embargo más genuinamente burgalesas como la fiesta de “Las Marzas”. Se trata esta de una celebración que tiene lugar en la noche de tránsito del febrero a marzo, aunque debido a la despoblación ha sido trasladada en todos o en casi todos los casos al fin de semana más próximo.

Esta fecha no es en absoluto casual, ya que hasta la implantación del calendario Juliano se correspondía con el fin de año. Así, aún tenemos rastros de la antigua distribución mensual en las denominaciones de septiembre (séptimo mes), octubre (octavo mes) etc.. de modo que febrero era el último mes y por ello era es el que se usaba y usa para ajustar con el calendario solar. En definitiva, estamos ante la celebración de fin de año precristiana.


Es bastante probable que dado el origen de esta celebración, tuviese un significado propiciatorio de la primavera, las cosechas o el buen tiempo. Serían tradiciones rituales muy antiguas que han pervivido en las sociedades rurales cerradas porque sintonizaban con sus intereses, deseos, inquietudes y aspiraciones, pues propiciaban a alguna divinidad para lograr la fecundidad de las cosechas y de los ganados.

Lo cierto es que por la razón que sea, todos los registros encontrados nos hablan de una adaptación de la festividad. Se trata (aunque en la mayoría de los casos habría que decir “se trataba”) de un acto de exaltación de la juventud masculina. Eran los mozos los que entonaban las canciones en periplos petitorios por la localidad. Petitorios porque el aguinaldo de las casas era un componente fundamental de la celebración.


El fuego de las hogueras, con su atávica contribución, es también un elemento importante. Tras su encendido, se apagan todas las luces y los mozos entonan sus cantos dedicados a la primavera, a la mujer, a la petición de viandas y la despedida. Las alusiones a la feminidad también son muy habituales, adquiriendo con frecuencia las tonadas el carácter de “canciones del ronda”.

Por sorprendente que pueda parecer, en el Cancionero Popular de Burgos se señala que el correspondiente trabajo de campo contrastó indicios de celebración de la fiesta de las marzas en casi 300 localidades de Burgos. Observando su distribución se observan claramente dos áreas: la correspondiente a la mitad meridional y la correspondiente al sector noroccidental provincial.



Se comprueba que estas áreas corresponden en cierta medida con dos modalidades diferenciadas en cuanto al formato, letras y entonación; siendo más homogéneas entre sí las de la mitad sur provincial y más heterogéneas las del norte. Se observa en estas últimas claras similitudes con las marzas que se cantan en la vecina Cantabria, provincia esta que junto a Burgos es la que mayor implantación tiene de esta festividad (aunque hay registros de canto de las marzas también en provincias como Soria, Palencia, Valladolid, Segovia, Salamanca o Orense).

Lo cierto es que mientras en la zona meridional a día de hoy podemos disfrutar de la celebración en un buen número de emplazamientos, las marzas en la zona norte se encuentran prácticamente desaparecidas más allá de los estudios etnográficos. Sin duda esto guarda una importante relación con el hecho de que la despoblación ha afectado de forma más profunda a este sector provincial.

Intentando paliar en parte esta carencia, la Asociación Etnográfica “con las Alforjas al Hombro” recuperó hace unos años la celebración en la localidad de Escalada. Gracias al trabajo de campo se han podido recuperar fragmentos de marzas de otras localidades del entorno, como Arreba, Población de Arreba, Moradillo del Castillo, Cilleruelo de Bricia y algunos pueblos del valle del Rudrón.

Las imágenes de este artículo corresponden a la celebración de este año, que tuvo lugar el pasado sábado. A la misma acudieron personas del entorno más cercano, entre ellas alguna de los pueblos citados. Lo cierto es que ya se llevan celebrando más de quince años, en colaboración con la Junta Vecinal y el establecimiento de turismo “La Casona de Escalada”.

En todo caso, las similitudes son mucho más importantes que las diferencias. En ambos casos se incardinan en el gran bloque de rondas petitorias del ciclo de invierno, que en nuestros lares son mucho más abundantes que las de verano. Tan y como se dice en el libro citado “intentar contestar a la pregunta de si la veta norteña es importación de la del sur o viceversa nos parece tarea inútil y, sin embargo, a demostrarlo se han dedicado muchos esfuerzos por mor del prurito provinciano, esfuerzos que se podrían haber dedicado a profundizar en el estudio de esta costumbre tan especial del norte de España”.

Como muchas otras fiestas, “Las Marzas” han tenido que adaptarse al signo de los tiempos, y no creemos que haya sido necesariamente para mal. Las rondas y las peticiones han desaparecido en la mayor parte de las ocasiones, dando paso a un cántico en la plaza en el que ya no sólo participan los mozos, sino todos los vecinos y allegados del pueblo que lo deseen; incluidas obviamente las mujeres. 

Según el libro citado “El canto de las marzas tiene hoy un sentido lúdico no tan alejado del que tuvo anteriormente: una representación del recuerdo de la infancia de quienes lo recuperan en su pueblo, incluyendo en muchas ocasiones la vuelta a este mismo pueblo de quienes con la disculpa de cantar las marzas vienen desde la ciudad para encontrarse con vecinos y amigos; para participar en una ronda colectiva en la que todos pueden cantar independientemente de la calidad de sus voces.

Puede que incluso haya gente que lo que busque sea sentirse parte de un grupo, que repite lo que durante generaciones hicieron sus padres y abuelos. Si el reencuentro con los amigos, las chuletas, la morcilla, el porrón y el canto consiguen hacer suficientemente lúdica la celebración de las marzas, estas seguirán teniendo sentido, pues esa finalidad lúdica es una de las que tuvo en su día”.

Como este año el cambio de mes tiene lugar en el centro de la semana, varias localidades han decidido trasladar la celebración al próximo fin de semana. Que nosotros sepamos en Mecerreyes (con bastante probabilidad la más completa y auténtica de las que quedan en la provincia), Campolara y Tordueles. Os animamos a participar en alguna de estas celebraciones que nos sirven para entrar de algún modo en contacto con nuestros antepasados y que en cualquier caso son una excelente manera de hacer comunidad en nuestros pueblos cada día más pequeños.

Termino el artículo con un vídeo resumido del Canto de las Marzas en Escalada celebrado el pasado sábado. 

martes, 27 de febrero de 2018

Exposición y conferencias sobre actividades arqueológicas en la provincia de Burgos durante el año 2017

No seré yo desde luego el que defienda la forma de funcionamiento de las Diputaciones Provinciales en general y de la nuestra en particular; pero también tengo meridianamente claro que para las provincias sin Comunidad Autónoma propia es mucho mejor una mala Diputación Provincial que ninguna. Son uno de los pocos instrumentos que permiten compensar en ellas, siquiera muy parcialmente, el desequilibrio creado por un modelo de descentralización manifiestamente mejorable.
Casa Miranda. Bello edificio renacentista que alberga el Museo de Burgos.

miércoles, 21 de febrero de 2018

Otros pueblos del Silencio: Linares de Bricia

Aunque es difícil tener la seguridad completa, y sé que me muevo en un terreno algo delicado, podemos incluir con bastante seguridad a Linares de Bricia en esta triste lista de lugares despoblados.
El paisaje cuando nos acercamos al pueblo da cuenta de cómo los árboles van ganando espacio.
Así me lo indicaron durante mi visita a Lomas de Villamediana. En efecto, desde el censo de 2009 aparecía por primera vez un "0" en la población del lugar. En el censo de 1950 figuraba con 37 habitantes, en 1900 llegaba a los 90.

El precioso lavadero

Lo más destacable del lugar es sin duda (tal vez debería escribir "era") la granja-palacio de la Lastra de Bricia. Este conjunto estaba formado por una ermita, la casa-palacio y la casa de colonos. La ermita se conserva más o menos completa, pero el resto de edificios van cayendo poco a poco engullidos por la vegetación. Pude hacer una foto de una antigua inscripción (Mucho mejor que yo os puede hacer una descripción del lugar Elías Rubio).



Entrada al palacio antes (2009) y actual (2017). La arcada de acceso ha pasado a mejor vida.



Inscripción fundacional.
El resto del pueblo conserva alguna casa de veraneo, el precioso pilón limpiado por los que regresan a pasar algunas semanas... y unas cuantas casas ya en proceso de ruina, lo que en cierto modo contrasta con la buena sillería de sus muros.

Imagen emblemática del pueblo
Probablemente algunas de ellas fueron pasto de la llamas en el dramático incendio que tuvo lugar en 2006 (aún lo podemos leer en la web de Arija) y que seguro que supuso un golpe de gracia para un pueblo ya agonizante.

Aquí conoció Elías Rubio a una de las personas que más ha marcado su trayectoria: Acacio Íñiguez. Os paso este enlace para que podáis conocer la historia de su propia pluma. Es un relato algo largo, pero merece la pena.



 

 
Linares de Bricia cuenta con su propia iglesia rupestre, elemento relativamente abundante en esta zona de transición entre Cantabria y Burgos. La de este pueblo es bastante interesante, pero el hecho de ubicarse en una finca privada hace que sea poco conocida. Podéis saber más sobre la misma y sobre muchos otros lugares de interés histórico y arqueológico de la zona en el libro "Los alfoces de Arreba, Bricia y de Santa Gadea, los valles de Bezana y Zamanzas", de Maria del Carmen Arribas Magro y de reciente publicación.
 

Foto cedida por Ernesto Rodrigo


Termino el artículo con una breve leyenda que nos ha aportado un seguidor (o seguidora) del blog: "Hace ya bastantes años un mozo de Linares de Bricia iba con sus burro a las fiestas de Villamediana de Lomas. Cuando pasaba junto al palacio de La Lastra creyó ver a el fantasma de última heredera de la casa, Paula, en la ventana de un balcón cepillándose el pelo. El burro empezó a correr cuesta arriba con el mozo detrás siguiéndole. Se solía contar a los niños para que  no se acercasen al palacio, porque como dice la leyenda el espíritu de Paula sigue merodeando por su palacio"

jueves, 15 de febrero de 2018

Quintanilla de Santa Gadea

En el Alfoz de Santa Gadea, tierra ganadera como pocas, encontramos la localidad de Quintanilla de Santa Gadea. Paseando por su calles podemos contemplar algunos enormes árboles, aunque en general en un estado de conservación no muy bueno.

Nada más entrar en el pueblo, a la parte derecha nos encontramos con el esqueleto de lo que debió ser un excelente roble.


Si nos acercamos más vemos una placa colocada por una persona sensible, con la fecha de su defunción.
Buscando, buscando, he encontrado esta foto que data de 1984, del mismo árbol, en la completísima web http://www.arija.org/.


El árbol era conocido como el Roble de Nuestra Señora, y de hecho aún aparece así en algunos mapas. El nombre se debe a que a su sombra se celebraba la romería anual el 8 de Septiembre. Nos cuentan en la misma web que era tradición que la primera persona que cogiese una bellota caída del árbol tenía derecho a toda la cosecha de ese año.

Un poco más adelante, junto a la iglesia de Somaloma, encontramos otro enorme ejemplar aún vivo, pero en muy mal estado.



Y si rodeamos el templo, encontramos este especimen de fresno que debió ser imponente. Afectado posiblemente por un rayo se resiste a claudicar definitivamente.


Situada a la salida del pueblo según se va hacia Santa Gadea de Alfoz, a la altura la primera curva a derechas, a su izquierda, se encuentra una pequeña pero aún así interesante necrópolis que recibe el nombre de San Pedro. Se compone de una serie de tumbas antropomorfas de época altomedieval.

Tumba infantil o incluso de un feto. compárese con el tamaño del móvil

Todas estas tumbas contaban con una losa a modo de tapa. Han desaparecido casi siempre para ser reutilizadas para diversos usos


Obsérvense los canalillos para evitar la entrada de agua.