lunes, 21 de octubre de 2013

Ruta de senderismo: Bosque y cascada de las Pisas

Este artículo es uno de los más consultados del blog, y, como aún tenía una descripción desactualizada, el año pasado decidí hacer la ruta; pese a que el día escogido salió un tanto gris y plomizo. Aquí os dejo el resultado para que esté listo para las próximas semanas.

Además de visitar el precioso entorno de la cascada de las Pisas podemos completarlo con este sencillo y enriquecedor circuito por los montes circundantes.
 
Dificultad: Media
Orientación (sin GPS con track o cartografía): Media
Belleza: Muy alta
Tiempo y distancia: 3 horas y media y 13 kilómetros.

Situación
 
El Bosque de las Pisas se sitúa entre los norteños valles de Valdeporres y Valdebezana. Para llegar desde Burgos tomamos la N-623 hasta Cilleruelo de Bezana (a unos 80 km) desde aquí giramos a la derecha en Dirección a Soncillo. Una vez en este pueblo, y desde su mismo casco urbano, se localiza, hacia la izquierda una carretera que lleva a San Cibrián y Villabáscones. En los últimos metros nos encontramos con dos carreteras muy similares. Hemos de tomar la carretera que hacia la izquierda (no está indicado) lleva al barrio de Abajo. En seguida llegamos a un pequeño parking que nos insta a dejar el vehículo antes de llegar al pueblo.


 Puntos de Interés

Caseríos de Villabáscones y Villavés. Hayedo de Villabáscones. Arroyo y Cascada de las Pisas. Vistas desde la parte alta. Prados. Camino junto al arroyo de Saúl.

Descripción de la Ruta

Un fuerte descenso por los últimos metros de asfalto nos lleva a Villabáscones. A la altura de la primera casa del pueblo hemos de tomar una pista que asciende hacia la derecha en dirección al cementerio. Desde el cementerio el camino se transforma en una senda que sigue ascendiendo, primero por un bosque mixto y casi inmediatamente sólo entre hayas. Pronto llegamos a un camino más ancho que tomamos hacia la derecha y casi inmediatamente a otro que tomamos hacia la izquierda.

Tras este zigzag seguimos todavía unos minutos más por el hayedo (existen también buenos ejemplares de roble). Ignorando caminos secundarios salimos del bosque hacia una zona de campos de cultivo. Pronto afrontamos un corto pero marcado tramo de ascenso que culmina junto a una puerta de control ganadero.

Tras la misma el camino se transforma durante unos instantes e unas roderas por la zona herbosa. Estamos en el páramo de Leva de Valdeporres. Hacia el noroeste podemos ver la continuación del camino al que llegamos dejando un pilón a nuestra izquierda. Este nuevo camino, que cada vez es más definido, asciende suavemente hasta la cota 920 hasta abrirse hacia el valle del Nela. Como el día está cubierto no vemos nada pero desde aquí deberíamos tener buenas vistas de dicho valle culminado por los escarpes de los canales de Dulla. Superamos un paso canadiense mientras desde ambos lados se nos incorporan caminos secundarios.

El camino principal serpentea afrontando un claro descenso. Pronto pasamos junto a un par de estupendos ejemplares de haya, aunque por esta zona el bosque es más mixto y disperso. Sin mayores novedades alcanzamos las casas del pueblo de Villavés, que conserva buenos elementos de arquitectura popular. Merece la pena acercarse hasta la iglesia, en cuyo muro principal se conserva la lápida indicativa del año de su fundación, 1159 (si bien corresponde en todo caso a la iglesia primitiva, pues esta que vemos es muy posterior).

Seguimos el descenso, ahora ya por la carretera que da servicio a Villavés, y terminamos llegando a la carretera que conecta Villarcayo y Santelices. La opción más sencilla es seguir la misma hacia la izquierda hasta llegar al siguiente pueblo, Quintanabaldo (aproximadamente un kilómetro). Si se desea, al cabo de unos 200 metros, en una zona más ancha de la carretera, tomaremos un camino que nace hacia la derecha y que en unos instantes conecta con la plataforma del antiguo ferrocarril Santander-Mediterráneo. El avance por la misma es un poco incómodo por la piedra suelta y tampoco ofrece paisajes de especial interés. En realidad a partir de aquí hemos entrado en el trazado del Gran Sendero GR-85, que seguiremos casi hasta el final del recorrido.

Tomando cualquiera de las dos opciones llegamos al antiguo edificio de control de paso a nivel. Desde aquí, ya por la carretera, llegamos en un momento a las primeras casas de Quintanabaldo. En este punto nos encontramos con un gran viaducto (a nuestra izquierda) que sirve para que la vía salve el curso del arroyo de Saúl. Unos metros más delante pasamos por debajo de esta construcción por un camino que nos conducirá de nuevo a Villabáscones.

Este ancho camino deja rápidamente atrás unas casas y remonta paulatinamente el arroyo de Saúl. El bosque que acompaña al camino se va haciendo cada vez más denso y húmedo. Pronto el camino se aleja bastante del curso de agua aunque acaba confluyendo junto al mismo y superándole gracias a un puente peatonal. Desde aquí viene un tramo de rampas algo más fuertes que apenas sentiremos pues estaremos concentrados de nuevo en el hayedo. Con este transitar nos habremos alejado algo del río y llegado de nuevo al barrio de abajo de Villabáscones.

Aún nos queda lo mejor de la ruta. Una vez en la pista asfaltada y a la altura de la curva que bordea la pequeña iglesia tomamos el sendero que nace entre dos vallas de piedra (está perfectamente indicado). En unos pocos metros el bello sendero conduce a un muy bien conservado hayedo, auténtico disfrute para los sentidos.
 
Por este nuevo sendero, muy marcado por las abundantes visitas al lugar, se alcanza el punto donde una espectacular cascada (ojo, sólo cuando llueve mucho o en deshielos) desciende por el lado izquierdo. Tras una pronunciada curva continuamos por este fácil y bello sendero dejando atrás una primera desviación a la derecha. Pronto llegamos a una bifurcación en la que podemos optar por ambas opciones. Elegimos ahora la de la derecha por un sendero algo más difuso que conduce hasta el arroyo de la Gándara (denominación que recibe en esta zona el arroyo Saúl).

Enseguida alcanzamos el borde del curso de agua, que remontamos por alguno de los senderos existentes y que exigen concentración para evitar resbalones. Pronto llegamos a la unión con el sendero que antes ignoramos y que va por la parte alta. Inmediatamente llegamos a un puente de madera que se usa para cruzar el río y llegamos ya al entorno de la cascada de las Pisas.

Normalmente el agua mana de una abundante surgencia abierta en la roca. Si remontamos el curso de agua unos metros más podemos ver la falla que forma la cascada principal de las Pisas, que,  como la anterior, sólo tiene agua en deshielos o durante lluvias intensas y continuadas.

Tras retroceder a la última bifurcación (cerca del puente) decidimos regresar por el camino superior que nos permite tener una vista diferente del bosque. En realidad esta opción superior sirve para dar salida al GR-85 y a su vez para conectarlo con la cascada de las Pisas. Tras un pronunciado ascenso el camino llegamos al desvío del GR-85 hacia San Cibrián, pero nosotros descendemos hacia la izquierda y hacia el sendero que nos devuelve hacia Villabáscones. Desde la iglesia (tiene una sencilla portada románica) ascendemos un poco hasta llegar a la carretera y al parking donde iniciamos nuestro recorrido.

Comentarios

Sencillo recorrido con pocos desniveles y por caminos marcados. Quien haya visto fotos de la Cascada de las Pisas puede sufrir una profunda desilusión ya que ésta está seca salvo en épocas realmente lluviosas. No obstante la ruta es muy bonita para realizar en otoño o incluso en pleno verano. Mi consejo es realizarla con buen tiempo o en pleno otoño y si se puede acercarse un día adecuado a contemplar exclusivamente la cascada en cuestión.

Enlace a artículo con la Cascada de las Pisas con bastante agua.

El pequeño pueblo de Villavés ha puesto en marcha una serie de iniciativas en los últimos años. En el lugar hay un taller dedicado a la fabricación de vidrio artesanal. Se celebró en 2011 el milenario del primer registro documental del pueblo, se han marcado una serie de pequeños senderos, tiene un papel protagonista en un libro sobre la zona…Os podéis informar más sobre el lugar en la web del pueblo.

Descarga esta descripción en pdf para imprimir

Track de la ruta (pulsa en el círculo verde para más información):



Vídeo con fotos de la ruta:

1 comentario:

Encarna San José dijo...

hace unos quince días hice la ruta del bosque y Cascada de las Pisas por el interior del hayedo, me encantó es una ruta facil y comoda de hacer, los encantos de la naturaleza no se pueden describir, os la recomiendo a todos merece la pena.